Mérida, 18 de enero de 2021.

La consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García Bernal, ha presentado este lunes en rueda de prensa, junto a representantes de la Universidad de Extremadura (UEx), un informe encargado por la Junta sobre el impacto del cultivo del tabaco en la región.


La consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García Berna.

El informe, titulado ‘El cultivo del tabaco en Extremadura. Análisis del impacto socioeconómico y ambiental’, pone en valor que la Comunidad Autónoma sea la principal productora europea y la apuesta de futuro por el sector tabaquero como cultivo clave para la economía regional, así como su gran contribución en términos de empleo y fijación de población.

Extremadura confía en la sensibilidad del Ministerio de Agricultura para mantener la renta de los tabaqueros extremeños y llegar a un acuerdo o “tendrán a Extremadura en frente”, según ha apuntado la consejera.

Algunos de los datos ofrecidos durante la comparecencia para subrayar la importancia social y económica de este cultivo inciden en cómo la Vera y Campo Arañuelo producen el 97,8 por ciento del total de tabaco del país. Extremadura es la primera región productora de Europa, con un total de 8.664 hectáreas dedicadas al tabaco, que reportan más de 110 millones de euros a la economía regional.

En las primeras fases (cultivo y primera transformación) el tabaco genera 2.404 empleos, que ascienden a 3.854 puestos de trabajo en Extremadura –entre directos, indirectos o inducidos– durante todo el proceso. Todo ello supone el 54 por ciento del empleo femenino en la transformación y supone también el 50 por ciento del empleo agrario de estas comarcas. Además, el 17,62 por ciento de los hogares de estos territorios están vinculados al tabaco, tal y como ha detallado la consejera.  

Este aporte económico y de empleabilidad resulta la mejor medida para combatir la despoblación en estas comarcas extremeñas, según el estudio, de donde se desprende que el tabaco resulta clave en la fijación de población, con más de 1.200 productores en ambas comarcas del norte cacereño, que suponen el 35 por ciento del empleo de la zona de influencia.

En los municipios tabaqueros la población se ha mantenido estable, con un saldo positivo (+0,54) en el periodo de 1960-2020, mientras que en el conjunto de la provincia de Cáceres ha descendido un 28,1 por ciento, durante el mismo periodo, según ha expuesto el coordinador del informe de la UEx, Pedro Rivero Nieto, profesor titular del Área de Organización de Empresas de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

Otro de los investigadores, Julián Ramajo Hernández, catedrático del Área de Análisis Económico y Método Cuantitativo de la UEx, ha afirmado que el informe pone de manifiesto, mediante diferentes cifras, que el sector del tabaco es estratégico por una triple vía: la económica, la social y la ambiental.

Pincha en la foto y conozca más de la campaña. LA ALDABA coloca gratis estos anuncios en solidaridad con el comercio de la villa.

COMPROMISO Y APOYO

También se ha destacado la labor de 800 productores de la región que están cultivando más de 6.500 hectáreas en el modelo de producción integrada, como mejor sistema para la preservación del equilibrio sostenible del entorno.

Ante ello, “el futuro del sector debe venir ligado a los principales pilares” propuestos por Europa para el nuevo marco de la PAC, donde se plantea una agricultura que combata la despoblación, el cambio climático y la preservación del territorio, abordando retos de digitalización, innovación y soluciones sostenibles.

La consejera ha reiterado el compromiso de la Junta en total apoyo al cultivo del tabaco, “redoblando esfuerzos” en las negociaciones que quedan, con dos fechas claves: en abril con la Conferencia Sectorial, donde se presentará la regionalización de la ayuda básica; y en julio, con la finalización primer borrador del Plan Estratégico Nacional.

Al tiempo, ha apelado al sector para ir “en el mismo barco” y ha recordado la declaración pronunciada en la Asamblea de Extremadura, con el acuerdo unánime de todos los grupos parlamentarios.

“En este estudio se refleja en negro sobre blanco la relevancia de este cultivo para nuestra región. Presentamos una herramienta científica e imparcial que servirá como base de nuestras reivindicaciones”, ha defendido Begoña García.