La Junta licitará obras de carretera en la provincia de Salamanca por importe de 3,8 millones de euros

El Consejo de Gobierno ha autorizado esta mañana la licitación de obras de carreteras en la provincia de Salamanca por un importe de 3.848.720 euros. Se trata de la carretera CL-610, de Valladolid a Peñaranda de Bracamonte y de la construcción de una pasarela peatonal sobre la carretera CL-510, en la localidad de Terradillos.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente sacará a licitación en la provincia de Salamanca las siguientes obras autorizadas esta mañana por el Consejo de Gobierno:

CL-610, tramo de 10,066 kilómetros, desde el límite de la provincia de Ávila hasta Peñaranda de Bracamonte, con un presupuesto de licitación de 3.524.333 euros: Se trata de un tramo de 10 kilómetros que afectará a los términos municipales de Rágama, Paradinas de San Juan, Cantaracillo y Peñaranda de Bracamonte.

Las obras consistirán en la extensión de un refuerzo de mezcla bituminosa en caliente con espesores  entre 5 y 15 cm, el  saneamiento de blandones, la completa renovación de la señalización vertical y horizontal del tramo y la instalación de captafaros en ambos márgenes.

La carretera CL-610, de Valladolid a Peñaranda de Bracamonte por Medina del Campo se clasifica como red básica de carreteras de la Junta de Castilla y León; dicho tramo discurre por un terreno ondulado cuyo firme presenta pequeñas cesiones en los bordes, agrietamientos y pérdida de textura superficial.

CL-510, construcción de una pasarela peatonal en el término municipal de Terradillos, Salamanca, con un presupuesto de licitación de 324.387 euros,  que permita cruzar de forma segura entre las urbanizaciones El Encinar y Los Cisnes.

La CL-510 es una carretera de titularidad autonómica que conecta la ciudad de Salamanca con la localidad de Piedrahita, en la provincia de Ávila. En el término municipal de Terradillos se encuentran las urbanizaciones Los Cisnes y El Encinar, situadas en ambas márgenes de la CL-510, El Encinar al oeste, en la margen derecha, y Los Cisnes al este, en la margen izquierda, a las que ambas se accede mediante una amplia intersección en glorieta cerrada.

Sus habitantes llevan años demandando un cruce seguro y cómodo debido al incremento del número de peatones entre ambas urbanizaciones y a los frecuentes cruces de la carretera a ambos lados de la glorieta.