Las calles esperaban con entusiasmo las imágenes tras varios días de lluvias intensas y desfiles suspendidos. El saetero Antonio Calzado cantó con gran entusiasmo y devoción a los pasos del Viernes Santo, en la Plaza de la Corredera.