La presidenta de la Diputación asegura que el extinto consorcio Medio XXI habría evitado el problema de depuración de aguas de los pequeños ayuntamientos

Cordero, que ha participado en una jornada organizada por la CHT, ha señalado que la provincia de Cáceres necesita 99 depuradoras y una solución para evitar sanciones a los municipios.

 

La presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, que ha participado en la inauguración de la Jornada de Depuración de aguas residuales urbanas para pequeños núcleos urbanos, organizada por la Confederación Hidrográfica del Tajo, ha sido tajante al recordar que desde que, en la pasada legislatura, el anterior Gobierno provincial extinguiera el consorcio medioambiental Medio XXI, se han multiplicado los problemas de los pequeños municipios con respecto a la depuración de aguas residuales.

“Todos los ayuntamientos desearían verter bien sus aguas residuales, el problema es que no tienen los suficientes medios, hacen falta depuradoras y el apoyo y la unión de todas las instituciones y administraciones para solventar este problema que está llevando a que muchos pequeños ayuntamientos sean sancionados”. Un grave problema, ha insistido,“ante el que hubiera sido muy útil una herramienta tan importante como la que teníamos, que era el Consorcio Medio XXI”.

Según un estudio elaborado por la Diputación de Cáceres, que gestiona ocho depuradoras, en estos momentos, la provincia requeriría de la construcción de 99, con un coste aproximado de 60 millones de euros, “pero estas depuradoras deben ser económicamente sostenibles -ha advertido Cordero-, recordando que esta provincia está formada por 226 municipios menores de 20.000 habitantes y el 70% de ellos menor de 1.000”, por lo que, a su juicio, deben ser obras que puedan ser mantenidas tras su construcción.

Para la presidenta de la Diputación se hace necesario también llegar a un acuerdo para “lograr una moratoria en cuanto a concesiones autorizaciones de vertidos, ya que muchos de ellas están ya caducadas y los ayuntamientos se encuentran en un estado de indefensión absoluta”.

Ante una sala del Complejo Cultural San Francisco de Cáceres repleta de alcaldes y alcaldesas, así como de técnicos municipales de toda la provincia, la presidenta de la Diputación instó a los representantes de las adminsitraciones presentes en la mesa de inauguración -presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, Juan Carlos de Cea; Delegada del Gobierno en Extremadura, Cristina Herrera, y director general de Economía e Infraestructura de la Junta de Extremadura, José Luis Andrade- a llegar a un acuerdo conjunto para apoyar a los ayuntamientos. Algo que fue respaldado por el director general de Economía e Infraestructuras de la Junta quien reiteró la necesidad de buscar una solución.

En este sentido, la jornada ha planteado el estudio de alternativas para la depuración de aguas “en una cuenca como la del Tajo, que no es fácil, ya que se encuentra salpicada de pequeños núcleos rurales dispersos”, tal como dijo el presidente de la CHT.