La Universidad de Salamanca y la Junta de Castilla y León, a través de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, han facilitado el desarrollo de un proyecto integral, basado en la colaboración interinstitucional y en la participación público-privada, que ha servido no solo para restaurar, sino también para contribuir al mejor conocimiento y difusión de la Portada Rica, imagen visual de la Universidad de Salamanca y uno de los principales atractivos de la ciudad del Tormes.

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, ha destacado que esta fachada restaurada representa una “excelente manifestación material de la secular dedicación la USAL a la unión entre el arte, la investigación y la ciencia.  En este sentido, ha recordado la concesión del premio honorífico que en la reciente edición de la Bienal AR&PA, celebrada a mediados de noviembre, recayó sobre la trayectoria de la Universidad de Salamanca, junto a las de las también históricas Coimbra y Alcalá, por el cuidado de sus propias sedes monumentales. Asimismo, ha señalado que el acto de música y luz organizado para el descubrimiento de la “nueva” fachada de la Universidad preludia la Conmemoración del VIII centenario de la USAL, al que la Junta de Castilla y León va a contribuir además con otras importantes actuaciones, como la financiación de la transformación del antiguo Banco de España en el Centro Internacional de Referencia del Español, o la restauración de los antiguos documentos de su Biblioteca Histórica en el Centro de Restauración de Simancas.

Construida en piedra de Villamayor, la calidad artística de la decoración de la Portada, rasgo del Primer Renacimiento o Plateresco, se aprecia hoy mejor, una vez finalizada la restauración abordada en los últimos meses. Intervención que ha tomado como base los estudios previos desarrollados en 2012, gracias a la colaboración de ENUSA, que sirvieron para  diagnosticar y documentar el estado real de la fachada.

PIncha aquí para saber más…

Trabajos de restauración

Así, atendiendo a los resultados de los estudios previos, se redactó el proyecto de intervención y a mediados de agosto de este año comenzaron los trabajos, centrados en la limpiezarestauración de los pináculos, eliminación de sales, reintegración volumétrica y armonización cromática del conjunto. Unas labores que se han completado con la instalación de un sistema mixto, destinado a ahuyentar a las aves, especialmente las palomas, evitando así el daño que sus residuos pueden ocasionar en el espacio.

Para combatir la humedad, se ha  instalado una nueva cubierta sobre la sala de incunables que mejorará la ventilación, estanqueidad e impermeabilización, a la vez que facilitará la evacuación del agua. Además, retirado el andamio, se está completando una actuación en el zaguán del edificio y en el exterior de uno de sus rondines, destinada a permitir una mejor ventilación de los zócalos.

El conjunto de la intervención se ha llevado a cabo  respetando la historia del edificio, utilizando métodos y materiales estables, reversibles y homogéneos y documentando cada paso de la actuación que, además, ha ido acompañada del correspondiente seguimiento arqueológico.

alquerque, USAL

Retazos de historia

Desde el primer momento, la actuación en la Portada Rica se ha contemplado como una oportunidad para la investigación y el  conocimiento y, de ahí, que durante el proceso de restauración se hayan sucedido las visitas técnicas. Fruto de estas investigaciones y del trabajo de equipo se han desvelado algunos detalles del proceso constructivo, así como otras curiosidades históricas del edificio.

Por ejemplo, se han descubierto algunas monteas, esto es, los trazados que los maestros canteros ejecutaban sobre un tendido de yeso en la piedra o en los solados de la propia construcción, de donde sacaban las plantillas para facilitar su trabajo. Trazas muy similares a las que aparecen en otros monumentos como la catedral de Santiago de Compostela o la de Sevilla y que confirman el uso habitual de estos procesos entre los canteros.

La intervención ha permitido también rastrear la pista del alumno de tercer curso de la Escuela de Arquitectura de Madrid  que en 1853 subió a la Fachada Rica, como parte de una excursión organizada por el arquitecto Francisco Jareño. Nicomedes de Mendívil dejó grabado su nombre, “N. MENDIVIL 1853”,  en uno de los tres grafitis que aparecen en la Portada y que dan cuenta de la expedición.

También han sido localizados dos alquerques o tableros de juego grabados hace siglos sobre sillares reutilizados después en el proceso constructivo de la Fachada.  Piezas que dan cuenta quizá, de cómo los estudiantes o los propios canteros “mataban el tiempo” durante sus ratos de ocio y asueto.

Monitorización

La restauración ha propiciado la monitorización interior y exterior de la Fachada Rica, mediante la instalación de sensores ambientales y estructurales que servirán para comprender mejor el comportamiento del conjunto en relación con el clima exterior. Dispositivos que, una vez finalizada la obra de restauración seguirán “tomando el pulso al edificio” y servirán para determinar la validez de las actuaciones desarrolladas, así como para facilitar la mejor conservación y mantenimiento de tan emblemático espacio.

Otra constante en el proyecto de restauración de la Fachada Rica ha sido considerar el ámbito de la intervención más allá de su lienzo principal, atendiendo a su historia y extendiéndolo al volumen completo del conjunto. Más aún cuando el muro de la fachada cierra espacios tan emblemáticos como la sala de manuscritos e incunables, que atesora algunos de los ejemplares más importantes de la biblioteca salmantina, legajos que sirvieron de inspiración en el diseño de la lona de obra y cuya protección también ha determinado la instalación de varios sensores.

Sensor USAL, Jaime Nuño

Un proyecto participativo

La actuación integral en la fachada, ha supuesto una inversión total de 590.000 euros y ha servido no sólo para armonizar y remozar el conjunto de cara a la próxima conmemoración en 2018 de la fundación de la Universidad de Salamanca; sino para facilitar la implicación de la sociedad con el proyecto.

Una vez finalizada la obra de restauración, ya ha comenzado a diseñarse un completo programa de difusión, orientado a acercar la intervención y la historia de la Fachada a la sociedad, a todos los públicos, a través de distintos medios.

Un pequeño avance de lo que será el programa divulgativo ha sido el breve recital que hoy ha servido como cierre a la obra de restauración, en el que la voz del contratenor Sergio Caminero, acompañada por la iluminación de la Fachada ha permitido a los presentes disfrutar de filigrana escultórica, el horror vacui, que caracteriza a un espacio, que ha despertado y despierta la curiosidad de estudiosos y profanos.