La quinta, última y definitiva etapa saldrá de Covarrubias, atravesará toda la comarca del Arlanza y finalizará, tras superar el Alto del Cerro, el Alto del Collado de Vilviestre y Alto de Collado de Neila (3ª Categoría), en lo alto de las Lagunas de Neila (Categoría Especial)

Las Lagunas de Neila, donde se ascenderá en esta edición por un trazado diferente al de los últimos años para dar un aliciente nuevo a esta mítica llegada, coronará al vencedor final de la 42ª Vuelta a Burgos que se disputará -sobre cinto etapas el línea- del martes, 28 de julio, al sábado, 1 de agosto, bajo la organización del Instituto provincial para el Deporte y la Juventud (IDJ) de la Diputación de Burgos, siempre y cuando se cuente con el permiso preceptivo y atendiendo siempre las pautas de contingencias COVID-19 marcadas por las autoridades competentes.

Este año la subida a Las Lagunas (Categoría Especial – 1.872 metros) se hará este año desde el Alto del Collado de Neila (3ª Categoría), donde los aficionados podrán congregarse ya que existe suficiente espacio tanto para el aparcamiento de vehículos como para que disfruten del paso del pelotón manteniendo la distancia interpersonal suficiente.

Así, la ascensión definitiva arrancará a 4 kilómetros de la línea de meta donde se sitúa el Alto del Collado de Neila. Tras un giro a la izquierda se tomará dirección Neila a través de una carretera de poco más de un kilómetro que cruza con la carretera que viene de Quintanar de la Sierra, desde donde se afrontará la subida a la parte más dura de la etapa.

Desde el Instituto provincial para el Deporte y Juventud (IDJ) de la Diputación de Burgos se ha optado por cambiar el dibujo de la ascensión conocida a la perfección por corredores, equipos y aficionados en busca de un mayor espectáculo, ya que las últimas

ediciones o se ha optado por la subida directa desde Quintanar, larga y explosiva al final, o bajando al municipio de Neila y subiendo por la parte trasera del puerto.

Lo que no cambiará será la dureza de los últimos tres kilómetros de ascensión con una pendiente media de 9,6%, 8,2% y un 11%, en el último kilómetro, y con puntos a falta de 2 kilómetros para el final en donde el desnivel se sitúa en el 18%.

La etapa, de 158 kilómetros de recorrido y con salida en la localidad de Covarrubias, servirá para proyectar la riqueza natural y patrimonial del Parque Natural de las Lagunas Glaciares de Neila y la comarca del Arlanza, tierra de vinos de la  D.O. Arlanza, una de las dos denominaciones de origen junto a la de Ribera del Duero con las que cuenta la provincia de Burgos.

Tras el corte de cinta en Covarrubias, en cuya colegiata está el sepulcro gótico de la infanta Cristina de Noruega, primera esposa del infante Felipe, hermano de Alfonso X el Sabio, la carrera partirá hacia Puentedura, Quintanilla del Agua, Santillán del Agua, Revilla Cabriada, Castrillo de Solarana, Solarana, Nebreda, Quintanilla del Coco y Santibañez del Val.

Desde allí, el pelotón se dirigirá a la localidad de Santo Domingo de Silos, para hacer un paso por el monasterio del mismo nombre de los monjes benedictinos famoso por su claustro románico y el canto gregoriano. Otro de los atractivos que divulgará la prueba será el Cementerio de ‘Sad Hill’ una construcción para el rodaje de la escena final de la película de Sergio Leone ‘El bueno, el feo y el malo’.

En el kilómetro 55 de etapa estará situado el Alto del Cerro, la primera dificultad montañosa de la jornada, a donde los ciclistas llegarán tras pasar por las localidades de Carazo, Hacinas, Pinilla de los Barruecos, Mamolar, Pinarejos, Arauzo de Miel y Huera de Rey.

Tras el descenso, y superada la localidad de Hontoria del Pinar, la carrera entrará en la parte final afrontando el segundo paso de montaña puntuable (Alto de Collado de Vilviestre), a 24 kilómetros de meta, para llegar a Vilviestre del Pinar, Quintanar de la Sierra y el Alto de Collado de Neila, a 4 de meta, desde donde se afrontará la nueva subida a Las Lagunas.

Un ciclismo seguro

En las últimas horas, la Vuelta a Burgos y el ciclismo en general ha recibido el apoyo del Consejo Superior de Deportes (CSD) apoyará el retorno de las competiciones de ciclismo en España “siempre que éstas se puedan desarrollar en condiciones óptimas de seguridad sanitaria y hayan obtenido el visto bueno de las comunidades autónomas y/o los ayuntamientos, que en esta fase de nueva normalidad son las autoridades que deben dar el visto bueno a la celebración de las mismas”, según informa el propio ente gubernativo.

Un apoyo que llega tras la reunión mantenida entre el Director General de Deportes, Joaquín de Arístegui; Marcos Moral, director de la Vuelta a Burgos; Javier Guillén, director general de Unipublic y de LaVuelta; y José Luis Cerrón, presidente de la Real Federación Española de Ciclismo.

En este contexto, Arístegui ya ha señalado que en el caso de que la Vuelta a Burgos sea finalmente la primera competición ciclista internacional que se celebra en Europa, “se demostraría la gran capacidad del deporte español, y en este caso del ciclismo, sus empresas y entidades, para organizar una prueba segura en el contexto de salida de la crisis sanitaria y retorno a la nueva normalidad”.

Últimos ganadores en Neila

Además de Iván Ramiro Sosa, en las dos últimas ediciones, y Miguel Ángel López en 2017, otros nombres propios del ciclismo que se han coronado en Las Lagunas de Neila han sido: Sergio Pardilla (2016), Dani Moreno (2015), Nairo Quintana (2013 y 2014), Johan Esteban Chaves (2012), Mikel Landa (2011), Samuel Sánchez (2010), Ezequiel Mosquera (2009), Juan José Cobo (2008), Juan Mauricio Soler (2007) y otros como Alejandro Valverde (2004), Leonardio Piepoli (1998,1999 y 2000), Tony Rominguer (1996), Armán de las Cuevas (1994), Gianni Bugno (1991), Marino Lejarreta (1990) ó

Lale Cubino (1988).