Xàtiva (Valencia), a 23 de julio de 2021.

Por Marciano Martín Castellano

Escribir sobre el pintor y ex-ciclista profesional Miguel Soro García no es nada fácil, ya que me une desde hace años una gran amistad como amigo y aficionado al ciclismo. Miguel Soro, nació en Xátiva, en la capital de la comarca de La Costera, al sur de Valencia, donde se formó como ciclista profesional y compitió en todas las categorías del ciclismo amateur, siendo niño y adolescente, reunió en sus vitrinas los mejores trofeos de las pruebas deportivas nacionales, acudiendo al mundial de 1994.

El pintor y ex-ciclista valenciano Miguel Soro.


A los 28 años la carrera profesional del ciclista se empezó a complicar y los éxitos y el dinero para mantener a su familia no eran lo suficientemente como para sufragar los gastos y decidió colgar la bicicleta y sacar los pinceles de su antiguo baúl.
Miguel Soro era un esprinter bastante bueno en el ciclismo, pero los éxitos no llegaban e hizo de la pintura su forma de vida. Una profesión que le está dando un gran éxito profesional como pintor, lo que el mundo de las dos ruedas no le facilitó. Así nació este artista valenciano que ya ha conquistado con sus obras los corazones de todos los grandes del pelotón profesional, pintando cuadros con las hazañas más representativas.
Un día influenciado por unos amigos le obligaron a coger los pinceles y a pintar escenarios ciclistas, recordando los esfuerzos que tuvo que hacer para llegar al profesionalismo. “Tenía las ideas claras y como en el ciclismo todo es constancia, trabajo y esfuerzo, y así hice con la pintura”, afirma el artista valenciano, que hoy empieza a triunfar en medio mundo.

Tadej Pogaca, una de sus últimas obras.


Soro es un hombre sencillo, amigo de sus amigos y persona muy pasional, “soy pasional y pinto lo que me apetece, con el ciclismo transmito todos mis sentimientos, es mi tema”, y continúa, “desde pequeño he oído hablar de Bartali, Merckx, Coppi… de eso se hablaba en casa”, recuerda este hombre que ya tiene obras en los mejores museos de Europa.
Es un pintor que se ha adaptado a la pintura y al sprint de la vida, sus “colages” tienen sentimientos muy profundos “es todo lo que significa algo para mí”, es pura pasión pintar a los héroes.
El amigo Miguel Soro es un amante de la pintura rápida y natural, “me suelta y me relaja, y me hace resolutivo en mis ideas”, pero sigue buscando nuevas iniciativas entre sus pensamientos.

Charles Ojalvo, Kiko García, Miguel Soro y Fernando Escartín, con los directivos de La Vuelta.


Entre sus grandes obras destacan los cuadros a Miguel Indurain, Fausto Coppi, Eddy Merckx, Gino Bartali, Roger De Vlaeminck y otros muchos. También tiene obras como Alejandro Valverde y de la admirada leyenda José Manuel Fuentes, “El Tarangu”, Luis Ocaña o Peter Sangan.
En estos días de expectación ciclista Miguel Soro se ha tenido que rendir a los pies del gran campeón y próxima leyenda del ciclismo mundial Tadej Pogaca. El esloveno ya tiene su propio cuadro de manos del valenciano. El que escribe expresa que ya me emocione verle escalar a las Lagunas de Gredos hace dos años, en La Vuelta.

Pincha y conoce más de este camping valenciano, con más de 20 hectáreas de superficie.
En una de sus últimas exposiciones.


Para concluir, el amigo Soro me cuenta que de pequeño no soñaba con ganar un Tour de Francia, sino con correr algún día la París Roubaix, porque él ha sido siempre un clasicómano. Soro ha emocionado a los ilustres del ciclismo mundial con sus lienzos, algunos pintados entre etapa y etapa de una gran vuelta. Nos veremos por Valencia, la Vuelta a España ya calienta motores.

Alberto Contador, en un tramo de La Vuelta por Valencia.

Las figuras del ciclismo se emocionan con Soro

El artista de Xátiva honró con una gran exposición en el Palazzio de Monferrato, hace dos años al legendario Fausto Coppi, Castellania, Provincia de Alessandria, 1919 y falleció en la Tortona, 2 de enero de 1960 de una malaria, a la edad de 40 años.

Retrato del pintor extremeño Eugenio Hermoso.


Las autoridades de Alessandria colocaron reproducciones de los cuadros de el Soro por las carreteras por donde el capeonissimo entrenaba, en recuerdo a Coppi. Sin ningún género de dudas, Coppi es uno de los mejores ciclistas de todos los tiempos.