Por CARLA MARTÍN BOUZÓN

Clara y Raúl eran dos amigos y compañeros del cole. Un día fue toda su clase de excursión al bosque. Allí vieron muchos animales (caballos, conejos, pajarillos, ciervos, patos…)
Pero Clara y Raúl, se entretuvieron siguiendo a un saltamontes y se perdieron en el bosque. Cuando empezó a ser de noche, se asustaron mucho con el ruido de los búhos.
Mientras tanto, todos los niños y profesores se fueron a dormir a una tienda de campaña muy grande y no se dieron cuenta de que Clara y Raúl no estaban con ellos.
Los niños perdidos tenían mucho miedo y empezaron a llorar.
Un duende que vivía por allí cerca, al oír los llantos, se acercó hasta Clara y Raúl; era un duende de color rojo que saltaba mucho y estaba muy triste.
Clara y Raúl se creyeron que era un duende malo, pero él les dijo que no se asustaran; y como los niños tenían mucho frío, el duende los llevó a su cueva, que era muy oscura y profunda, y allí se calentaron y comieron.
Cuando estaban tan tranquilos jugando con el duende, éste los encerró en la cueva, porque como él no había tenido nunca a ningún amigo para jugar, no quería que Clara y Raúl se fueran.
Pero los niños lloraron mucho y al duende le dio mucha pena y les dijo que al día siguiente, por la mañana, los soltaría, siempre que les prometiera, que todos los domingos regresarían al bosque a jugar con él; porque siempre estaba muy solo y no tenía con quien jugar. Por eso, el duende les dijo a Clara y Raúl, que si decían la palabra mágica “Salakabula”, desaparecerían de sus casas y aparecerían en el bosque para jugar con él un ratito, y así estaría siempre contento y no triste como hasta ahora.
Al día siguiente, el duende llevó a Clara y Raúl donde estaban los profesores y compañeros y de una forma mágica desapareció.
Y desde ese día, todos los domingos Clara y Raúl juegan con su amigo el duende cuando dicen la palabra mágica “Salakabula”.
¡Y colorín colorete, el duende salta tanto como un cohete!.

EDICIÓN GALLEGA

Clara e Raúl eran dúas amigas e compañeiras da escola. Un día foi todo o seu tipo de viaxe ao bosque. Alí viron moitos animais (cabalos, coellos, paxaros, cervos, patos …)
Pero Clara e Raúl, divertíronse seguindo unha saltamontes e perdéronse no bosque. Cando comezou a escurecer, estaban moi asustados polo ruído das curuxas.
Mentres tanto, todos os nenos e profesores foron durmir nunha carpa moi grande e non se deron conta de que Clara e Raúl non estaban con eles.
Os nenos perdidos tiveron moito medo e comezaron a chorar.
Un gobelín que vivía preto, oíndo os berros, achegouse a Clara e Raúl; Foi un gobelín vermello que saltou moito e estaba moi triste.
Clara e Raúl crían que era un gobelín malo, pero díxolles que non teñan medo; E dado que os nenos tiñan moito frío, o Goblín levounos á súa cova, que era moi escura e profunda, e alí quentáronse e comeron.
Cando estaban tan tranquilos xogando co elfo, encerrouna na cova, porque como nunca tivera amigos cos que xogar, non quería que Clara e Raúl marchasen.
Pero os nenos choraron moito e o elfo arrepentiuse e díxolles que ao día seguinte, pola mañá, os deixara ir, sempre que lles prometese que todos os domingos volverían ao bosque para xogar con el; porque sempre estaba moi só e non tiña con quen xogar. Por este motivo, o gobelín díxolle a Clara e Raúl que se dixesen a palabra máxica «Salakabula», desaparecerían das súas casas e aparecerían no bosque para xogar con el durante un tempo, e así sempre estaría feliz e non triste como antes.
Ao día seguinte, o duende levou a Clara e Raúl a onde estaban os profesores e compañeiros e dun xeito máxico desapareceu.
E desde ese día, todos os domingos Clara e Raúl xogan co seu amigo o elfo cando din a palabra máxica «Salakabula».
E rubor saltando, o codo salta tanto coma un foguete!