Los actos religiosos del Corpus Christi en la ciudad de Béjar (Salamanca) datan del siglo XIV y fueron protegidos y promocionados por los Duques de Béjar. Con estos eventos de gran participación ciudadana, los bejaranos mantienen vivo el recuerdo y la Reconquista.
Este año los actos comenzarán dos días antes, con representaciones teatrales y actos socio-culturales en el caso antiguo, donde reune un gran patrimonio religiosos de iglesias y ermitas.
El sábado por la tarde-noche, los visitantes tuvieron la ocasión de conocer, a através de una representación teatral como los bejaranos vestidos con los musgos de El Castañar consiguieron reconquistar la ciudad tras siglos de dominio árabe.
Los miles de turistas que visitaron estas representaciones quedaron muy sorprendido al conocer la historia de los hombres de musgo. También se realizaron talleres infantiles, conciertos de música y un sinfín de degustaciones de dulces típicos.

 

LA PROCESIÓN
Los preparativos comenzaron temprano, los trabajos de vestir a los hombres de musgo en el claustro del Convento de San Francisco, un trabajo que duró más de una hora. Después la comitiva se desplazó al Ayuntamiento para unirse a la Comitiva municipal e iniciar la procesión por las principales calles del casco antiguo. Junto a la Corporación municipal también estaba el Delegado del Gobierno en Salamanca, así como autoridades militares y sociales de Béjar y comarca.

A mediados del siglo XII, en tiempos del reinado de Alfonso VII de Castilla, Béjar vuelve a manos cristianas después de cinco siglos musulmanes.
Cuenta la leyenda que la noche previa al 17 de junio, festividad de Santa Marina, las tropas cristianas cubrieron sus ropas y sus armas con musgo y, aprovechando la oscuridad de la noche, se acercaron a las murallas que defendían la ciudad, apostándose junto a sus puertas y esperando hasta el amanecer.
Con la primera luz del día los centinelas musulmanes, que no habían visto a los cristianos debido a su disfraz, abrieron una puerta de la muralla, circunstancia que aprovecharon éstos para entrar en la ciudad y conquistarla. De aquellos hechos quedó en el recuerdo la conocida desde entonces con el nombre de “puerta de la traición”, se construyó la ermita de Santa Marina y el pueblo revivió la gesta de los hombres de musgo año tras año en una tradición que, en el siglo XIV, se fundió con la fiesta del Corpus Christi (instituida por el Papa Urbano IV en el año 1263) llegando hasta nuestros días.

Ahora la ciudad espera que el concedan el título de Fiesta de Interés Turístico Internacional.

La muralla medieval fue el escenario donde se recreó a los Hombres de Musgo

La ciudad de Béjar año tras año va poniendo en valor los importantes recursos turísticos e históricos de que dispone, tras centrar ahora su motor económico en el turismo y la gastronomía.
Para ello lleva invirtiendo en recuperar su majestuosa muralla medieval y sus paseo por la infraestructura defensiva, para ello llevó hasta sus inmediaciones la recreación teatral de la Reconquista de los Hombres de Musgos, una actividad que contó con la presencia de cientos de vecinos y turistas que se acercaron hasta la ciudad para conocer la hazaña de este acontecimiento.
Desde hace varios años, el quipo de Gobierno de la ciudad está invitando a medios de comunicación internacionales para dar a conocer sus atractivos.