El proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Extremadura (PGEx) para 2021 ascienden a 6.423,8 millones de euros, un 6,9% más que el ejercicio anterior, lo que se traduce en una subida de 417,2 millones de euros.

Unas cuentas autonómicas elaboradas con unas prioridades muy marcadas y con un cariz preminentemente social: combatir la pandemia y proteger a las personas; al mismo tiempo, que inciden en la recuperación social y económica para paliar los efectos provocados por la crisis sanitaria, a través de un apoyo claro, firme y decidido al tejido productivo y al empleo.

La vicepresidenta primera y consejera de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, junto a la presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín Delgado.

Así lo ha explicado la vicepresidenta primera y consejera de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, tras la aprobación del proyecto de Ley de Presupuestos en el Consejo de Gobierno de este miércoles.

Blanco-Morales ha incidido en el compromiso de los presupuestos regionales con la responsabilidad fiscal y la sostenibilidad de las cuentas, la igualdad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas.

La activación de la Estrategia Extremeña de Recuperación y Resiliencia es, según ha explicado la vicepresidenta primera, una prioridad de la Junta de Extremadura para avanzar en políticas transformadoras como la modernización digital, la transición ecológica y la cohesión, la igualdad y la resiliencia.

FORTALEZAS ANTE LA CRISIS

Blanco-Morales ha defendido que Extremadura se posiciona para afrontar los retos surgidos por la crisis sanitaria, económica y social como una región con estabilidad política, con una agenda para la reactivación desde la concertación social; con una robusta red de protección social, de forma que es la Comunidad Autónoma que más invierte en gasto social y con un entorno propicio para la inversión.

La Junta de Extremadura ha realizado una inversión superior a los 150 millones de euros por gastos derivados de la crisis sanitaria, tanto para la adquisición de material y la mejora de los servicios, como para el refuerzo de la atención con la contratación de casi 9.000 nuevos profesionales. Y, en el ámbito de la reactivación económica, se ha puesto en marcha financiación y ayudas por más de 325 millones de euros.

Asimismo, los presupuestos para 2021 cuentan con un apoyo extraordinario de la Unión Europea y del Gobierno de España que, a juicio de la titular de Hacienda, conscientes de la situación extraordinaria derivada de la pandemia, han adoptado medidas excepcionales.

Desde el ámbito comunitario, a través del fondo Next Generation y del React-EU, y, desde el Gobierno de la nación con la suspensión de las reglas fiscales –en lugar de las cuales se establecen unas tasas de referencia- , con la decisión de asumir el 50% del déficit de 2021 y con los recursos adicionales que permiten que Extremadura disponga del mismo nivel de gasto que en el presente ejercicio.

Pincha y conoce más del Festival…

GARANTÍA DEL ESTADO DEL BIENESTAR

Los presupuestos extremeños subrayan el esfuerzo por garantizar el Estado del Bienestar, de forma que las políticas sociales suponen 7 de cada 10 euros de la inversión, con un incremento del 7%, más de 266 millones de euros respecto a lo destinado en el ejercicio de 2020, hasta un total de 4.063´6 millones de euros.

Las políticas económicas se aumentan casi un 5´5% para apoyar la reactivación social y económica, de forma que cuentan con un montante global de 1.551 millones de euros, casi 80 millones de euros más que en 2020.

ESCENARIO EXCEPCIONAL

Extremadura ha elaborado sus cuentas regionales en base a un escenario excepcional y de extraordinaria dificultad de la economía regional, nacional e internacional. En este contexto, los PGEx para 2021 prevén tres escenarios de crecimiento de la economía. El primero estima un crecimiento del 8´71% del PIB y un 8´85% de la tasa de empleo en un escenario de recuperación gradual y control de la crisis sanitaria, sin nuevas restricciones.

La segunda posibilidad elevaría el crecimiento al 5´85% y la tasa de empleo al 5´54% si la segunda ola se alarga y se imponen restricciones moderadas. El último, un escenario de mayor riesgo y con medidas severas por la pandemia, situaría el crecimiento del PIB en el 4´32% y la tasa de empleo, en el 3´78%. Estas previsiones macroeconómicas han sido avaladas por la Airef y calificadas como prudentes.

Ampliaremos con audios y videos…