José Carlos DÍEZ █ Economista y analista financiero, y autor de tres libros sobre la economía actual

“Si hubieramos seguido con Mariano Rajoy y el Partido Popular, no solo no vamos a mejorar el estado del bienestar, lo que hubiera
ocurrido es empobrecer a los pensionistas cada año un 2%. Esas son la políticas que prácticaba el anterior Gobierno”

Marciano Martín Castellano
Pepe Blanco Blázquez
■ MADRID

José Carlos Díez, con su nuevo libro, que presenta el próximo martes en Madrid.

Este economista observador nació en Palencia, en los Campos de Castilla que enamoraron a Machado. Fui un niño normal, en una familia normal, que creció en un barrio normal de Madrid, que fue a un colegio normal y que aún mantiene sus amigos de la niñez y la adolescencia.
Siempre ha compaginado su vida académica como profesor con la vida en la empresa privada. He trabajado en los mercados financieros. Con 29 añitos fue director financiero de una empresa de 150 trabajadores en la que se encargó de hacer un plan estratégico y de internacionalización. Pero mi momento de mayor desarrollo profesional lo logré en Intermoney hace diez años.
Su trabajo consistía en analizar y resolver problemas económicos de clientes o dudas de medios de comunicación durante toda su jornada laboral. Se sentía como un futbolista que podía dedicarse a lo que más le gusta, estudiar economía.

— Ha sacado hace unos días un nuevo libro, hágame un pequeño resumen de que va el libro…
— Se titula “De la indignación a la esperanza”, es un libro muy de actualidad, podría haber montado todo esto de la salida de Rajoy, y todo el lío que se ha montado, pero no tengo nada que ver, pero evidentemente, que aparte de la corrupción que ha sido muy gorda, Rajoy se va con la peor valoración de un presidente del Gobierno de la historia, y tiene mucho que ver con todo lo que se ha generado durante su periodo de mandato, que es el presidente que se va con menos empleos creados en la historia de la democracia, salvo el año después de Suárez y de la Transición, que fue un año corto, pero que comparado con Zapatero, con Aznar y Felipe González, ha creado menos empleos, y sobre todo ha habido un nivel de precarización y de bajada de sueldos inédito en nuestra democracia. Luego también esa precarización lo que ha llevado es a salarios y unas cotizaciones a la seguridad social, que ha provocado un gravísimo agujero y déficit en la Seguridad Social, y tiene también cabreados a los pensionistas.

–En el primer libro que publicó hace cuatro o cinco años, marcaba un plan, y este parece ser que es una continuación de aquel que sacó primero, y en aquel marcabas muchas claves de las que luego poco a poco la Unión Europea ha ido marcando, ¿este puede servir también para eso, para marcar…?
— Bueno en el primer libro, que lo escribí en lo peor del rescate en el 2012 y con la tasa de paro próxima al 27%, o sea en lo peor de la crisis, yo hice un plan de política económica que era, en clave europea, que el BCE bajase los tipos de interés a cero, que comprase deuda pública, que depreciase el euro para favorecer nuestras exportaciones, que lo ha hecho, y que nos diesen más tiempo en Bruselas para hacer el ajuste fiscal, es evidente que con un déficit y una deuda pública alta hay que hacer un ajuste fiscal, pero fue un error el exceso de ajuste que nos metieron en el 2012, y la propia unión europea lo reconoció al darnos más tiempo.

“Con el Gobierno del PP el 30% de la sociedad española se ha deteriorado en los últimos años”

–¿Cómo ves ahora la situación económica, después de que ya hemos salido de la crisis?
— — Técnicamente sí hemos salido de la crisis, si tú quitas el sector de la construcción de viviendas, estábamos construyendo 700.000 viviendas en el año 2007 y eran un millón y medio de empleos, y actualmente estamos construyendo 100.000, o sea que hay un millón doscientos mil empleos menos en la construcción, si tú quitas el sector de la construcción que sigue en crisis, el resto de sectores ya ha salido de la crisis, es decir, tenemos un nivel de empleo en el resto de sectores por encima de lo que había en 2007. Si queremos seguir teniendo un país low cost como lo ha convertido Mariano Rajoy, eso lleva a salarios bajos, evidentemente el talento y los mejores españoles que hayan estudiado en nuestras universidades se irán a trabajar fuera. Si Irene Montero y Pablo Iglesias hubieran comprado una casa de 300.000 euros como todo el mundo y la diferencia la hubiéramos metido en una empresa de innovación que desarrolle tecnología y que cree empleos de calidad, España iría mucho mejor.

— Y ahora con un gobierno nuevo que ha hablado mucho de cambiar la reforma laboral, ¿tú cómo cree que debería ser ahora una reforma laboral para no entrar otra vez donde hemos caído?
— Tenemos un estatuto de los trabajadores que se aprobó y que ha permitido un gran desarrollo económico en España. España es uno de los casos de éxito desde 1980, siendo uno de los países del mundo donde más ha crecido el empleo, donde ha mejorado la distribución de la renta, cuando murió Franco, desde entonces el porcentaje de más ricos ha perdido peso sistemáticamente en la tarta y hemos creado una clase media que no había, se ha deteriorado durante la crisis, pero incluso la distribución de la renta está mejor ahora después de la crisis que en 1975, se ha desarrollado un estado del bienestar mejorable, y yo creo que hay margen para avanzar si acertamos con el plan y generamos esperanza y hacemos lo que digo en el libro, si seguimos con Rajoy no solo no vamos a mejorar el estado de bienestar, lo que vamos a hacer es empobrecer a los pensionistas cada año un 2% que es lo que proponía Rajoy en su reforma de las pensiones. En ese sentido cuando se hizo el estatuto de los trabajadores, no había móviles, los chinos estaban fuera del circuito de comercio internacional, los viajes de avión eran carísimos, el turismo era un bien de lujo, y hoy estamos en un nuevo mundo y yo creo que hay que adaptar esa regulación laboral al nuevo mundo, pero con una visión humanística y para mejorar la vida de las personas. Ahora las cosas son diferentes y hay que adaptarse, y ahora adaptarse al nuevo mundo no tiene que ser en contra de la dignidad de las personas y los salarios. Creo que hay países que lo han conseguido y yo creo que España tiene capacidad, lo hizo en el 77 con la Constitución y estamos en condiciones de volver a hacerlo.

— El sistema bancario, ¿en qué situación está ahora?
— Sufrió mucho la crisis y el rescate que provocó Mariano Rajoy, porque claro la subida de prima de riesgo hicieron un grave daño a todo el sistema bancario español, no solo a las que fueron rescatadas. La intervención del BCE la ha mejorado, los costes de financiación de la banca de los activos dañados, que fueron muchos, se están haciendo al 0%, por lo tanto eso ayuda a hacer la digestión de los activos dañados lentamente, y estamos viendo una ligera mejoría de las condiciones del crédito, es verdad que no a los niveles del 2007 y no para todas las empresas, pero bueno en las empresas medianas y grandes se está viendo una mejoría, y en ese escenario vemos un mundo que exige al sistema bancario que tenga más capital y recursos propios para evitar que en crisis posteriores haya que meter tanto dinero en rescates, o sea que se paguen ellos sus propias crisis, y dos que entra en un entorno competitivo muy complicado, por ejemplo, la banca tiene dos funciones, una canalizar el ahorro a la inversión vía crédito, captando depósitos y dando crédito, y dos, es el encargado de gestionar los medios de pago, donde estamos viendo grandes empresas internacionales y tecnológicas que están empezando a competir con los bancos tradicionales, vemos todas las que tienen el pay, entonces el sistema bancario está sometido a una dura regulación por los bancos centrales que se ha endurecido durante la crisis, salvo en Estados Unidos que Trump la ha vuelto a quitar, que quiere montar otra burbuja de crédito internacional todavía más grande, y en Europa que se ha endurecido la regulación, y sin embargo los nuevos jugadores en los sectores competitivos de la banca no tienen esos niveles de regulación tan fuertes.

— Hace unas semanas se ha hecho público el Gobierno de Sánchez. Usted, ¿cómo lo ve ?
— Reconozco que me ha sorprendido gratamente la composición del gobierno, vuelve a la esencia de lo que han sido los gobiernos socialistas en España, que es gobiernos con una sensibilidad social muy fuerte, que van a intentar, y es difícil con 84 escaños, pero que van a intentar mejorar la redistribución, cambiar algunas leyes que ha tocado el PP para mejorar sobre todo la gente que peor lo está pasando en la crisis, los parados de larga duración , los jóvenes con salarios precarios, las mujeres que son las que sufren en mayor medida la precariedad, la pobreza infantil, que es básicamente un problema de género y de mujeres solteras o divorciadas con hijos que tienen muy difícil compatibilizar. Ha sorprendido gratamente en la parte económica, las dos piezas principales, tanto la ministra de hacienda, que es la que tiene el control, porque el que tiene la caja es como una familia, y el que tiene el dinero es el que de verdad controla la gestión económica del gobierno. María Jesús Montero viene de Andalucía donde ha hecho una gran labor, a diferencia de lo que ha pasado con Montoro en Madrid, ella sistemáticamente ha cumplido sus objetivos de déficit, y eso es muy importante en una hacienda pública, que la hacienda sea creíble, y hemos visto que Montoro ha manipulado todos los años el presupuesto, ha inflado artificialmente los ingresos y eso ha hecho perder credibilidad, y tenemos muy poco respeto y credibilidad en Bruselas y con toda la supervisión europea y yo creo que María Jesús tiene que recuperar eso, y lo que ha hecho en Andalucía lo tiene que hacer en Madrid y España para recuperar la credibilidad, tiene que hacer la parte de financiación autonómica que es todo el ajuste de déficit se ha hecho en comunidades autónomas y ayuntamientos, y son las que soportan el estado de bienestar, la educación, la sanidad, la dependencia, por lo tanto si queremos tener un mejor estado de bienestar, tenemos que tener un mejor sistema de financiación autonómica y eso es un reto que tiene María Jesús. Nadia Calviño, que viene de la comisión europea, tiene un nivel técnico que no hay que cuestionar, se va a centrar mucho en la parte financiera y en la parte de la relación con el Eurogrupo y con Europa. Por lo tanto, es una potente señal en un momento en el que el gobierno italiano está generando dudas sobre el futuro de la unión europea, tanto el fichaje de Nadia como el de Josep Borrell es una buena señal. Yo creo que el nuevo gobierno debería centrarse en dos nuevos ministerios, que son de nueva creación o que se recuperan de 2011, uno es el de Ciencia e Innovación que va a llevar Pedro Duque, que yo creo que es clave que aunque es verdad que no contamos con muchos recursos por el déficit y la deuda pública, se pueden hacer muchas cosas desde ese ministerio sin recursos, coordinando bien con las empresas, centrando bien a las empresas donde tienen que centrarse, y coordinando esfuerzos con el sector empresarial se pueden conseguir muchas cosas sin la necesidad de muchos recursos, por ejemplo, en diplomacia económica internacional y en esa parte que España lo ha hecho bien durante un periodo y ahora tiene que mejorar. Y luego en el ministerio de Cambio climático y Energía, yo creo que Teresa tiene un gran prestigio internacional en temas de cambio climático y la clave es como España empieza a hacer una política económica del siglo XXI y el cambio climático, además de un compromiso con las generaciones futuras, podemos ser la generación que peor legado deja a las próximas generaciones de toda la historia en términos de contaminación y de cambio climático, como eso se transforma en política tecnológica, en política industrial y en creación de empleos de calidad con buenos salarios, es el gran reto que debería priorizar este gobierno.

— Rajoy siempre estaba diciendo estamos mejorando, ¿cómo es posible que una persona con sus conocimientos, sea capaz de decir continuamente que estamos mejorando cuando en nuestro entorno y las familias cada vez se ha visto que la distancia entre los más y los menos, la distancia cada vez es más grande?
— A mí me pasa como a Olof Palme, a mí no me importa que haya ricos, ahora si no pagan impuestos eso sí me cabrea, pero a mí me preocupa que haya pobres, yo creo que el drama es que el 30% de la población en España se ha deteriorado significativamente, especialmente en la crisis, pero en la recuperación estamos viendo algo inédito y es que no estamos viendo una mejora significativa de la desigualdad, y eso no había pasado en las recuperaciones anteriores, y no es necesario ir a Harvard para entender que algo se ha hecho mal en la reforma laboral, o sea con un crecimiento del empleo del 3% durante tres años, no tiene sentido que los salarios no se hayan enganchado ya, que la inflación haya subido al 2% y los salarios ni siquiera cubran ese 2%, y hasta el presidente del BCE está pidiendo que subamos los salarios.

– La otra gran barbaridad es que no había dinero para los pensionistas ni siquiera el IPC. ¿Y ahora sí?
— Es un error gravísimo, y todo el mundo lo asume, salvo el Gobierno del PP, que aquello fue un desastre, en el diseño, que lo hicieron en el Gobierno anterior, y lo más preocupante de lo que has dicho es que de nuevo el mensaje era el mismo que con Aznar, España va bien.

–¿Cuándo presentamos el libro en Extremadura?
— Cuando queráis.

–¿Cuál va a ser ahora la trayectoria del libro?
— Sale ahora a las librerías, estoy de promoción en los medios de comunicación, y luego como hice con los otros dos libros, intentare ir por toda España y contar y evangelizar un poco las ideas que me han llevado a escribir el libro, y, sobre todo, que es lo que me sirve más, compartir y aprender de las experiencias que voy viendo por todo el territorio y que me han ayudado mucho a escribir este libro y espero que a escribir muchos más.