Mañueco deja sin ejecutar doce millones de euros en obras y servicios que estaban previstos el año pasado.

 

El equipo de gobierno encabezado por Mañueco en el Ayuntamiento de Salamanca vuelve a demostrar una vez más su incapacidad para gestionar los recursos públicos, cumplir sus compromisos y poner en marcha políticas eficientes en beneficio de Salamanca y los salmantinos.

El equipo de gobierno municipal del PP en el Ayuntamiento de Salamanca ha reconocido, en la sesión de la Comisión de Contratación celebrada hoy en el Consistorio salmantino, que más de doce millones de euros, concretamente 12.506.427,78€, se han quedado en el cajón y sin ejecutar en obras y servicios municipales contemplados en el ejercicio presupuestario del año pasado.

Llama la atención que de estos doce millones de euros sin ejecutar, casi cinco de ellos, correspondan al capítulo de inversiones en obras, o lo que es lo mismo, que casi una tercera parte del dinero consignado para la inversión en obras y servicios se quedara en el tintero o sobre el papel, con la consiguiente pérdida de posibilidades de generar actividad económica y por tanto creación y mantenimiento de empleo y puestos de trabajo.

Este hecho viene a demostrar una vez más, algo que ya ha venido denunciado de forma reiterada el portavoz del Grupo Socialista, José  Luis Mateos, “la incapacidad del señor Mañueco y su equipo de gobierno para gestionar los recursos municipales”, además de la poca credibilidad y la ausencia de cumplimiento que año tras año define la política presupuestaria y de contratación del PP en el Ayuntamiento de Salamanca.

En este sentido, el portavoz socialista ha anunciado que el Grupo Socialista será “muy exigente en que el destino de los recursos que no han sido gastados en el 2016 sean destinados este año a la generación de empleo, al sostenimiento de los servicios públicos municipales y en especial a la ayuda y la atención de las personas que peor lo están pasando”

Mateos ha calificado como injustificable que cuando más necesidad hay de inversiones y de ejecución presupuestaria en la ciudad, no se gaste lo suficiente o lo que está presupuestado en materia de obras y servicios en beneficio de la ciudad y de la ciudadanía, y mucho más sangrante resulta además, cuando los ingresos en las arcas municipales a través del cobro o la recaudación de impuestos aumenta año tras año.