Monago subraya que el PP trabajará para que no se reedite el pacto de Sánchez con sus socios

  • Indica que “azuzar el miedo a la derecha” es la hoja de ruta del marketing de Sánchez
  • “Lo que da miedo es que gobierne un presidente que pacta con los nacionalistas y con EH Bildu”, insiste

El presidente del Partido Popular de Extremadura, José Antonio Monago, ha subrayado que el trabajo de su partido de cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril se centrará en evitar que se reedite el pacto que convirtió a Sánchez en presidente de España.

“Lo que vamos a hacer es que no se reedite el pacto de Sánchez, que, sin ganar las elecciones, tuvo los apoyos de los nacionalistas e incluso de EH Bildu”, ha comentado Monago, momentos antes de participar en la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP, que se celebra hoy en Madrid, presidida por Pablo Casado.

En respuesta a preguntas de los periodistas, acerca de la posibilidad de repetir en España el pacto andaluz, el líder del PP extremeño ha reiterado que lo que “hace falta” es “sacar más votos que el PSOE y sumar voluntades” porque el pacto que “sí da miedo” es el de Sánchez y sus socios “radicales”, con los que ha gobernado “en precario” durante estos ocho meses.

En relación al “tono” de Pablo Casado, Monago ha comentado que “está muy centrado” y que, “por encima de todo”, hará un discurso “útil para los españoles”, que “atienda los problemas y las carencias” de los ciudadanos, “para seguir ganando el futuro”, que “es lo que quiere la inmensa mayoría de las familias en este país”.

Al respecto, ha añadido que “azuzar el miedo a la derecha” es una estrategia de marketing del equipo de Pedro Sánchez. “No deja de ser marketing y a mí no me da miedo eso que dicen los gurús de comunicación de Sánchez, a mí lo que me da miedo es un presidente que pacta con los nacionalistas y con EH Bildu”, ha agregado.

“El tono de la campaña en ocasiones tiene alguna estridencia”, ha argumentado. No obstante, ha reiterado que “a mí me rechina EH Bildu y lo que me extraña es que un presidente que no ha ganado las elecciones gobierne con Bildu y esté dispuesto a reeditar esos apoyos porque en ningún momento se ha desprendido de esa mochila.