Empezamos un nuevo curso político con la mirada puesta en las citas electorales de 2019: municipales, autonómicas y europeas ocuparán gran parte de nuestro día a día para intentar, con trabajo, humildad y convicción, afianzar el camino andado.

Y el camino andado es que sigan siendo cada vez menos las personas desempleadas en la provincia de Cáceres y en Extremadura. Desde que el PSOE gobierna las administraciones regional y provincial, el paro ha bajado y ahora hay menos de cien mil parados en Extremadura, cuando gobernaba el PP de Monago llegaron a las 170.000 las personas desempleadas.

Son aún demasiadas, es cierto, y por ello el Presidente de la Junta y con él todas y todos los socialistas extremeños seguiremos exigiendo al presidente del Gobierno un Plan de Empleo Especial para Extremadura, como se lo exigimos al anterior Presidente sin éxito, plan de empleo que, junto a un tren digno, un tren del siglo XXI, el Ave, son los retos más inmediatos que debemos resolver.

Mientras tanto, una derecha se pelea con la otra derecha para demostrarle al electorado, más de derecha, quién es más puramente de derechas. Este circunloquio, por absurdo, no deja de ser cierto. Así, mientras ellos se despechan cara al sol, nosotros, el PSOE continuamos avanzando en la construcción de una región y una provincia que dé pasos hacia un futuro que nos debe encontrar dispuestos a conquistar.

Ya dije en estos días que las elecciones no son una mera competición en la que hay que ganar. El ganar por ganar carece de sentido si no es para fortalecer nuestras políticas que, a la vista del frío número estadístico, está dando resultado y todo ello recuperando derechos, reabriendo urgencias, llamando a oposiciones, ampliando el cuerpo docente y, repito, disminuyendo el paro.

No quiero olvidarme del nuevo hospital de Cáceres que será una realidad a finales de este año. Será un hospital de vanguardia, referente para toda la provincia y que vendrá a dar servicio a una población que lo necesita y lo exige después de haber sido congelado, olvidado y despreciado por las políticas insensibles e insolidarias del gobierno del PP la pasada legislatura.

En consecuencia, este nuevo curso nos deparará mucho esfuerzo para continuar con la misma lucha, reivindicando, allí en Madrid, lo que necesitamos y merecemos y aquí, en la provincia y en la región, trabajando con marcadas políticas de desarrollo y sostenibilidad en nuestros pueblos y ciudades.

Vivimos para avanzar juntas y juntos, para incluir a la gente en nuestros objetivos de desarrollo y, por supuesto, para lograrlos y estamos en el buen camino.