Uno de los principales problemas de cualquier municipio en época de crisis es sin duda el desempleo y con él la reconversión de los sectores productivos que hasta ese momento eran el motor económico de la ciudad.
Uno de los principales objetivos como alcalde ha sido reducir el paro, sin ser el empleo una competencia directa municipal, si lo es sentar las bases de nuevos yacimientos que de forma segura y permanente hagan de Plasencia la ciudad de las oportunidades. Desde el primer momento hemos centrado nuestros esfuerzos en tres sectores fundamentales; el turismo, los servicios sociales y la recuperación de la construcción.
Los datos turísticos avalan que en Plasencia el sector ya es motor en auge, la especialización, los nuevos espacios y el potencial de las comarcas nos han convertido en uno de los lugares más visitados en el interior del País. En cuanto al tercer sector, el de los servicios sociales y asistenciales la ciudad continúa sentando las bases para ampliar estos servicios tanto desde el punto de vista privado como el público, ejemplo de ello es la futura residencia de ancianos en ciudad jardín, que tiene prevista su apertura en verano de 2018.
La recuperación del sector de la construcción ha necesitado un estudio más amplio y una visión diferenciadora por parte de los empresarios, una visión que ha conseguido que la mayoría del sector encuentren en la rehabilitación y la sostenibilidad de la construcción la herramienta necesaria para poder reinventarse y salir de una profunda crisis, de manera pausada pero segura. Para ello ha sido necesario una profunda reflexión sobre la realidad de un sector con gran importancia social y económica cuya repercusión es directa en los hogares de los placentinos.
A través de jornadas como la cita anual del REHABILITA hemos querido trabajar en las nuevas demandas de la construcción y aportar todo nuestro potencial en recuperar un sector con las bases de la innovación y la sostenibilidad. Esta preocupación nos llevó a liderar junto a Coria un proyecto de bioconstrucción presentado a la convocatoria europea de Acciones Urbanas Innovadoras. A este proyecto se han sumado además otras 7 entidades socias como la Universidad de Extremadura, FUNDECYT, la Agencia Extremeña de la Energía o la propia PYMECON; El proyecto, que se presentó día 13 de abril y está cuantificado en más de 6 millones de euros, pretende poner en marcha modelos de urbanismo y edificación basados en el aprovechamiento de los residuos de la construcción y de los recursos hídricos alternativos.
En el caso de Plasencia, se pretende transformar el área patrimonial que abarca la parte de la Calle Trujillo y todo el entorno de la Plaza de Ansano y la plaza de la Catedral, rehabilitando de forma eficiente y mediante la bioconstrucción el edificio de la Biblioteca Municipal y el Mercado de Abastos y aprovechando los recursos hídricos existentes en toda esta zona.
Entre los anhelos la creación de un centro de innovación urbanística en el entorno de la ciudad que permita la instalación y creación de empresas y entidades que desarrollen su actividad en el contexto de la Innovación Urbanística, como herramienta necesaria para la continua evolución.