El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, acompañado por el diputado de Deportes, Jesús María Ortiz y el diputado y alcalde de Béjar, Alejo Riñones, visitó a los escolares que participan en el programa Bautismos Blancos2018, una iniciativa de promoción de los deportes de inviernos que impulsa la Diputación de Salamanca desde el año 2000, de forma pionera.

El presidente destacó la importancia de fomentar la práctica del esquí en la provincia, por tratarse de una modalidad deportiva que genera mucho interés entre los jóvenes y, sobre todo, porque se crea una afición que generará actividad económica en la Estación de Esquí de La Covatilla, en el municipio y entorno de Béjar.

En su opinión, La Covatilla es uno de los principales atractivos turísticos con los que cuenta la provincia de Salamanca y supone un reclamo importante para los meses de invierno, época en la que genera un consumo hotelero y de servicios destacado en la comarca.

En esta nueva edición del programa se mantienen las 1.000 plazas de participantes, tras aumentarse el pasado año de 720 a las 1.000, que se reparten en tres modalidades: 420 para Benjamín; 420 para Infantil; y 160 para juvenil.

El presupuesto total asciende a 132.656 euros y los participantes proceden de 60 centros escolares o ayuntamientos de la provincia, cuyos alumnos participan en dos jornadas de al menos tres horas de clases de esquí cada día, además de otras actividades si se alojan en el albergue de Llano Alto.