Textos y Fotos: Marciano Martín Castellano
Judith Cortés Castellano
■ SEDE DE LA CADENA SER
MADRID (Madrid)

“La entrevista a Felipe González fue inquisitorial y exigente, porque el momento era tremendo con los GAL”

“Yo creo que el bipartidismo hizo un buen papel, consolidó durante años una cierta centralidad nacional”

“El Gobierno estaba empeñado en demostrar que el 11-M era ETA que por los hechos que se estaban demostrando”

 

IÑAKI GABILONDO █ Periodista de la Cadena Ser

–¿Qué cambios tuviste en la transición de una dictadura a una democracia?
–El cambio de pasar de una dictadura a una democracia es lo mayor que se puede producir en la vida de una persona, no te creas que estoy exagerando, entonces el cambio de pasar de una dictadura a una democracia es no solamente un cambio político, es un cambio vital social absoluto. Yo tenía 33 años, tenía tres hijos, estaba casado, no era ya un niño pequeño, me había criado durante 33 años en aquel régimen y en esta situación que te acabo de contar, con lo cual es justo decirte que significó para mi, salir del cuartel y salir al aire libre a respirar como un día de permiso.

02-01

Marciano Martín, Iñaki Gabilondo y Judith Cortés.

–Y a nivel profesional, ¿qué significó?
–Hombre pues por completo, pues yo llevaba tiempo trabajando, estábamos trabajando en una actividad que para que veas tú hasta que murió Franco en la radio no se podía dar información, es decir la radio hacia programas de concursos, novelas, programas musicales, programas deportivos, algunos pequeños noticiarios locales, porque toda la información que se daba a través de la radio la daba Radio Nacional de España a las 2:30 y a las 10:00 de la noche, a esas horas todas la emisoras conectaban con RNE y daban el único informativo de noticias nacionales e internacionales que se emitía en toda España. Con la llegada de la Democrática, el tiempo de libertad vital es cuando empezamos a poder hacer programas informativos y hacer toda la información que la SER, donde ya estaba yo trabajando, no podía hacer, para cuando Franco murió yo ya tenía experiencia como director de Radio San Sebastián y Radio Sevilla, pero no había podido hacer información.

“El periodismo y la política tienen que
vivir a una distancia prudente”

— ¿Cómo era el presidente Suárez en aquella época?
— Yo tuve con él bastante relación, porque cuando Adolfo Suárez era presidente del Gobierno nombró un equipo directivo de televisión que era la única televisión que había, nombró a un director de UCD, Castedo, y a mí me nombraron Director de Informativos de la Tele, de la única Tele que había cuando Adolfo Suarez era presidente del Gobierno. El día que Suarez dimitió, que hizo pública esa nota “quiero comunicar a España que…” grabó ese mensaje en la Moncloa y yo estaba a su lado cuando lo grabó, yo tengo en casa el autocue de esa intervención. Le conocí bastante, me parece un hombre del cual tengo un recuerdo extraordinario porque era un hombre muy valiente, muy intrépido, que nos sorprendió porque no creíamos que habiendo sido Secretario General del Movimiento pudiera abandonar aquello, y le tengo un gran afecto y otros sus enemigos, pero igual fueran unos u otros, todos le reconocen el gran papel que hizo.

–Y luego en Televisión Española con él, ¿ya eras Director de Informativos?
–No, el me nombró a mi cuando era presidente del Gobierno, el antes había sido el Director de Televisión pero yo estaba en la SER. Como presidente le conocí así, después el dejó de ser presidente y yo dejé de ser Director de Informativos de Televisión y volví a la SER.

–Pero ahí hubo algo, quizá por los cambios que quisiste introducir en la televisión…
–No, es una historia un poquito larga de contar, cuando Suárez era presidente del Gobierno quiso que la Televisión tuviera más credibilidad, porque no tenía ninguna, y como no tenía hizo una cosa que fue llegar a un pacto con las otras fuerzas políticas para hacer juntos una reforma que entregara a un equipo profesional la acción de la Tele sin mano política detrás, como luego hizo Zapatero hace unos años. A aquel equipo le pillo el 23F, se produjo cuando yo era Director de Informativos , y con el 23F se hizo un cambio, se iniciaron unos procesos para modificar cosas y ese equipo creado en aquella anómala situación de un pacto así se acabo, y siguió luego Calvo Sotelo con su equipo normal, y a aquella unión de gente de distintas procedencias se dio por finalizada y salimos cada uno para su camino.

— ¿Qué significaron los medios de comunicación en la Transición?, ¿cuál fue el papel principal que tuvieron?

— El papel principal es que antes de que hubiera una democracia, la democracia se fue soñando en los medios de comunicación. La prensa se convirtió en el lugar donde se estaba medio agrupando la gente que era capaz de construir la democracia, lo mismo que le paso al rey, el rey empezó a ser rey cuando la democracia estaba sin nada, vendiendo en el mundo la idea de una democracia que no estaba todavía, igual que la prensa soñaba una democracia que todavía no estaba. De aquella enorme importancia y protagonismo del periodismo se derivaron muchas ventajas y algún problema enorme que todavía arrastramos, el problema de que el periodismo en aquellos años se vinculo tan estrechamente a la política para empujar juntos en aquella dirección que pasado un cierto tiempo el periodismo descubrió que había estado viviendo con la política demasiado cerca, el periodismo y la política tiene que vivir a una distancia prudente, y aquella distancia ya no era prudente, había sido imprudente aunque necesaria en aquel momento. Por ejemplo el Cambio16 fue un motor de la modernidad, cuando nació el País, el Diario 16, un montón publicaciones y de revistas que nacían y morían a gran velocidad.

– ¿Ahora sería bueno con todo lo que ha pasado cuarenta años de la carta magna, empezar a introducir lo nuevo que está viniendo porque en aquella época no se conocía cuarenta años atrás, parece ser que ahora hablar de cambiar la constitución ves como a la gente le suena muy duro?
– Claro que sí, los americanos cambian sin parar la constitución con las enmiendas que están introduciendo, son muchas a lo largo de los años. La constitución no tendría que tener miedo de cambiar, necesitaría llegar a acuerdos a los que ahora es más difícil llegar porque ahora hay una dificultad de consenso enorme. Lo que yo añoro de aquel tiempo, no es el tiempo porque se fue, pero aprendimos los que vimos aquella época que las fuerzas políticas pueden ponerse de acuerdo mucho más de lo que parecía, y yo ahora digo que me sorprende que no sean capaces de ponerse de acuerdo en cosas fundamentales, porque entonces los padres de la constitución, que tu ahora ves una foto y parecen siete señores que estaban allí, pero tú no sabes que uno estaba en la cárcel y que el que estaba al lado fue el que le metió en la cárcel y que estaban todos enfrentados, era la máxima diferencia posible, pero nos demostraron que cuando hay voluntad se encuentran los caminos de los acuerdos, y ahora no se trata de reconstruir nada pero si de transmitir a las sociedades actuales y a las políticas actuales que su capacidad de acuerdo es muy superior a la que ellos creen si tienen voluntad, y que tendrían necesidad de acordar cosas para poder actualizar la constitución, que efectivamente hay muchas cosas que se han quedado anticuadas.

03-01

La redactora Judith Cartés, Iñaki Gabilondo y Marciano Martín, en los estudios de “Hoy por Hoy” de la Cadena Ser.

–El papel principal es que antes de que hubiera una Democracia, la Democracia se fue soñando en los medios de comunicación. La prensa se convirtió en el lugar donde se estaba medio agrupando la gente que era capaz de construir la Democracia, lo mismo que le paso al Rey, el Rey empezó a ser Rey cuando la Democracia estaba sin nada, vendiendo en el mundo la idea de una Democracia que no estaba todavía, igual que la prensa soñaba una Democracia que todavía no estaba. De aquella enorme importancia y protagonismo del periodismo se derivaron muchas ventajas y algún problema enorme que todavía arrastramos, el problema de que el periodismo en aquellos años se vinculo tan estrechamente a la política para empujar juntos en aquella dirección que pasado un cierto tiempo el periodismo descubrió que había estado viviendo con la política demasiado cerca, el periodismo y la política tiene que vivir a una distancia prudente, y aquella distancia ya no era prudente, había sido imprudente aunque necesaria en aquel momento.

— ¿Ahora sería bueno con todo lo que ha pasado modificar la Constitución?
— Claro que sí, los americanos cambian sin parar la Constitución con las enmiendas que están introduciendo, son muchas a lo largo de los años. La Constitución no tendría que tener miedo de cambiar, necesitaría llegar a acuerdos a los que ahora es más difícil llegar, porque ahora hay una dificultad de consenso enorme. Lo que yo añoro de aquel tiempo, no es el tiempo, porque se fue, pero aprendimos los que vimos aquella época de las fuerzas políticas, que se pusieron y que ahora tienen necesidad de acordar cosas para poder actualizar la Constitución, que efectivamente hay muchas cosas que se han quedado anticuadas.
–¿Y por qué no se llega ha acuerdos?
— Porque los partidos políticos se han ido encerrando cada vez en su propia lógica, entonces todo el mundo estaba empezando, los partidos eran más tiernos, la prensa era más tierna, había una voluntad general, había un objetivo claro… Yo si he aprendido algo en mis 50 años de vida periodística, es que cuando hay un proyecto España es un país extraordinario, pero tiene que haber un proyecto, entonces el proyecto era que había que conseguir la Democracia, que España fuera un país como los demás países (Francia, Bélgica, Holanda, Alemania,…). Había sido antes como un cuartel, ahora tenía que ser como los demás, el proyecto de que España fue un proyecto enorme, Europa, la Democracia. Felipe González: “modernicemos este país y convirtámoslo en un país a la altura de los mejores países de Europa…”, Aznar: “señores entremos en Maastricht, participemos en la moneda única…”, incluso Zapatero: “tratemos de ampliar las libertades mas allá de lo que hemos conocido, extendamos la justicia…”. De repente esto ha quedado liquidado porque hay una mirada puramente contable. Este es el momento en que sin embargo todo el mundo se explica en la economía, y nada más, y entonces claro, cuando un país se empobrece de esta manera, cuando no hay un elemento no contable que tú puedas poner encima de la mesa…, Yo echo de menos tener un presidente del Gobierno, no tengo nada en contra de Mariano Rajoy, pero me parece un contable, todo el rato cuando le preguntas de algo te explica las cuentas, me parece bien, ahora déjame las cuentas, cómo va la familia, como va esto, no te importa que estamos desunidos, que nos estamos desuniendo, que no nos hablamos, que estamos a punto de romper, que los jóvenes se van al extranjero,… háblame de más cosas, esa es una pista.
Y ahora mismo los partidos están cerrados en sí mismos, la idea del bien común ha desaparecido en gran parte, no del discurso pero sí de la realidad operativa, la contabilidad se ha apoderado de todo y no existe un proyecto.

04-01

Gabilondo explicando la siruación actual de España.

–Antes me hablaba de Otegi, y creo que he oído en algún medio de que había sido un error encarcelar…
–Creo que fue un error, hay que decir que Otegi tiene un pasado muy gordo como lo tenía mucha gente, pero casualmente en el momento en que lo juzgaron fue en el momento en el que todo el mundo sabía que estaba luchando por arrastrar a la izquierda abertzale hacia el nuevo tiempo.
Creo que es un error y que no tiene ni pies ni cabeza desde mi punto de vista, por su pasado sí, pero a la gente se le juzga por lo que se le juzga, y a él se le estaba juzgando por reconstruir la banda armada.

–¿Fue difícil aquella entrevista en 1995 a Felipe González cuando le preguntaste por el GAL?
–Para que te hagas cuenta de lo difícil que es, un presidente del Gobierno, el más listo o el más tonto, es un presidente del Gobierno, impresiona mucho. Para que te hagas una idea, esto se emitió a las nueve y media de la noche de un día en directo, el telediario que precedió a esa entrevista de nueve a nueve y media, veinte minutos de ese Telediario fueron sobre el GAL, o sea el GAL ocupaba un protagonismo tan extraordinario en aquel momento como para que el Telediario que precedió a mi entrevista con Felipe fuera todo sobre el GAL. Esa entrevista tubo ocho millones de espectadores, seguramente más que la final de la Copa de Europa, entonces muy difícil, porque no había más remedio que hacer la entrevista desde el punto de vista que yo se la hice, muy inquisitoria, muy exigente, porque la tensión era grande, porque el momento era tremendo, porque el día era el peor, porque la expectación era máxima.

–¿Habéis comentado después la entrevista…?
–No mucho, después de la entrevista fuimos un momento al despacho del Director General, y se tomo allí algo, prácticamente sin hablar y nos fuimos enseguida.

–Me refiero luego, unos años después…
–No, con él no, él y yo hemos hablado muchas veces de otras cosas.

“A mí me parece inexplicable que se presente Rajoy,

ningún político de la U.E. hubiera podido presentarse”

, otros sí, otros dijeron de todo, a algún otro político si le llego a hacer la entrevista en un momento así seguramente me hubiera negado el saludo toda su vida, pero tampoco yo no quería, es que no había más entrevista que esa, en aquel momento no se podía hacer otra entrevista, y alguno ha dicho que aquella entrevista no había sido para tanto, pero sitúate en que veinte minutos de telediario han sido de este tema y ocho millones de espectadores, era difícil.

–¿Qué visión tienes del papel que ha hecho el bipartidismo en estos años?
–Yo creo que ha hecho un buen papel. En el fondo lo que ha ocurrido sobre todo es el descubrimiento que se hizo con Suárez al acabar la dictadura. El bipartidismo consolidó durante el paso de los años una cierta centralidad nacional, ha estabilizado un poco una zona templada de la vida del país. Como consecuencia de eso se han producido determinados tipos de errores, pecados, de gestos, de corrupciones y de cosas que han hecho daño, pero en el fondo ahora tenemos de nuevo una misma situación, en la cual tenemos que vernos ahora que hacemos con un país que se coloca en dos posiciones antagonistas, las posiciones templadas están desdibujadas y hay una cierta duda… El bipartidismo tubo la ventaja, que ha sido en un momento en que España estaba tratando de aprender a construir un país democrático, le dio un punto de estabilidad que nos hacía falta a nosotros para poder disponer del tiempo necesario para incorporarnos a las demás corrientes europeas.

–¿Qué va a pasar ahora que el PSOE va a quedar como tercer fuerza política, según las encuestras quese están realizando?
–Mi pronóstico es que va a gobernar Rajoy con la abstención del PSOE, que el PP va a ganar las elecciones, va a necesitar la abstención del PSOE y la va a encontrar… Yo creo que es lo que va a pasar.

“A un periodista yo le tengo que decir varias cosas:
el futuro no está
escrito, el futuro lo decide la gente”

–¿Y puede ser entonces la muerte política de Pedro Sánchez?
–Yo no he estado en mi vida en un partido político, no los entiendo, cuando miro me parece que estoy ante un espectáculo que me desconcierta bastante, no sé bien como es, pero hay una cosa bien clara, hoy lo pregunta alguien en una entrevista en El Mundo, “¿lo qué le está pasando al PSOE es un tema de Pedro Sánchez, es un tema del PSOE, o es un tema de socialdemocracia?”. Esta muy bien tirada la pregunta, porque creo que es la suma de las tres cosas, pero echarle a Pedro Sánchez una responsabilidad añadida resulta un poquito grotesco, porque cuando dicen que ha obtenido el peor resultado de la historia del PSOE, hubiera obtenido el peor resultado de la historia del PSOE el que hubiera sido el candidato del PSOE, aunque hubiera sido el Cid Campeador porque antes de que Pedro Sánchez ni siquiera existió políticamente Podemos y Ciudadanos que venían como motos y se veía claramente que iban a comer un huevo de votos, y la prueba es que obtuvieron entre los dos 100 escaños, o sea que ese fenómeno Pedro es inocente, la aparición de los dos partidos que es anterior a él, eso era absolutamente obvio, por que han venido esos es por lo que PSOE estaba condenado a obtener menos votos, con el que fuera…

01-03

Iñaki Gabilondo, en los estudios de la Cadena Ser, en Madrid.

–¿Y es ético que sea presidente del Gobierno Rajoy después de todo lo que está saliendo?
–A mi me parece inexplicable que se presente, pero al decir esto utilizo un elemento objetivo, ningún político de ningún país de la Unión Europea con la décima parte de los asuntos que rodean al actual Presidente de ese partido hubiera podido presentarse a la elecciones, por tanto no tengo más que decir, no digo ético o no ético, digo inexplicable y absolutamente inhomologable, cuando Rajoy dice que representa el sentido común, representa su sentido propio, nada del sentido común, y no le echo a él la culpa, le echo la responsabilidad, no tengo ninguna pista, ningún dato, ni ninguna sospecha de corrupción del señor Rajoy, estoy hablando de responsabilidad como presidente del Partido Popular y antiguo Secretario General del Partido Popular, hubiera debido dimitir, a favor de su propio partido para depurar el partido e iniciar un tiempo nuevo. Hoy yo he comentado y lo reproduzco, el presidente Rajoy ha escrito una carta al presidente de la Comisión Europea, el señor Juncker, diciéndole querido Jean Paul, si soy presidente continuare la política de recortes y de ajustes, cosa que no dice aquí y cosa que no pone en el programa de su partido. Hace unos días al Financial Times le dijo que no habrá recortes, sino que bajaremos los impuestos. En la carta a Juncker le dice además que el déficit no ha sido culpa mía, que yo lo he hecho muy bien, ha sido culpa de las Comunidades Autónomas, él no asume la responsabilidad de las Comunidades Autónomas, segundo no asume el cien por cien de la deuda pública conseguida, no asume ni lo que le pasa a su partido, porque ahora tiene que pagar un millón doscientos mil de fianza, y tampoco lo considera de su partido. Una persona que tiene una verdad diferente según su interlocutor, y una persona que escurre el bulto sin gallardía y cuando le acechan algún dato negativo, es decir, conductas que reprobaríamos en nuestros hijos, y que el reprobaría en sus hijos, comportamiento que él no permitiría a sus hijos le va a llevar a ganar las próximas elecciones.

–Vamos a cambiar un poco de tema, háblame del 11-M, Jesús Cintora nos lo comentó en Hervás en un foro de LA ALDABA, ¿cómo surgió ?
–Habría como para escribir siete libros, pero para decir cuatro renglones, te diré que empieza un día como tantos otros, en el que se dice que hay un atentado como tantos otros, porque yo he tenido por desgracia que contar cientos de atentados. El atentado pasa de que parece que hay muertos a hay muertos, hay 3, hay 6, 15, alucinante para que te pille delante del micrófono. Fue el día en que yo vi a España más unida que nunca, yo no he conocido a España nunca más unida que en ese día, ni siquiera el día que España ganó el Campeonato del Mundo del Futbol cuando llego la expedición española, la colaboración de todas las Comunidades Autónomas, los taxistas de Madrid llevando gratis a la gente a los hospitales,… yo no he visto nada igual nunca, y el 14-M he visto al país más desunido, podríamos decir que el 14-M se ha comido al 11-M y ahora cuando se habla del 11-M no hablan de los muertos y de los heridos, hablan del lío político que se monto el 14, y que se comió la solidaridad humana en la tragedia.

–¿Te quería preguntar por las presiones que tuvisteis en la Cadena SER cuando dijisteis que no era un atentado de ETA?
— Eso es para escribir un libro porque fue tremendo. Se empezó a vivir una especie de locura, primero una locura del drama, y luego otra locura que es que había elecciones, que yo ni me acordaba. Todo empezó a ser muy raro, lo primero cuando al cabo de un ratito del atentado, se reúne una especie de gabinete de urgencia en el Gobierno, pues no va el Centro de Inteligencia (C.N.I), está sentado gente del PP y esto me lo cuenta a mí el que era el director del C.N.I. La historia se empezó a vivir con desconciertos, primero porque teníamos mucha experiencia en atentados, teníamos un protocolo organizado casi automáticamente, teníamos montado una búsqueda de documentación, otro a hablar con los jueces, otros con la izquierda abertzale, otro con el otro lado de Francia,… hicimos lo que hacíamos siempre y empezaban a llegarnos ecos raros, nos decían que no, que esto aquí no suena,… pero dudando y todo seguimos posicionados en la versión oficial. Muy poco a poco empezaron a llegar señales que demostraban que aquello tenía un color más islamista que otra cosa, y a medida que nosotros manifestando estos recelos, estaba el Gobierno intensificando mucho más todavía su apuesta por una tesis contraria, era mucho más el empeño del Gobierno por demostrar que era ETA que por los hechos que naturalmente te iban llevando a la otra dirección, que era luego la verdadera.

— ¿En qué situación ves tú ahora el periodismo y que aconsejarías en este caso a Judith que está realizando la carrera de periodismo?
— El periodismo está pasando un vado de aguas muy revueltas, era un oficio y va a ser otro, en este las aguas revueltas se están produciendo un formidable alboroto, el periodismo se estructuraba en base a una actividad que se hacía en papel, y ahora se hace básicamente en las nuevas tecnologías, lo que antes llevaba unas nueve horas en llegar al destinatario, ahora en una décima de segundo llega al otro lado. A un periodista yo te tengo que decir varias cosas, lo primero el futuro no está escrito, el futuro lo decide la gente y con lo que permite que se haga, todos los adultos de la historia de la humanidad han creído siempre que el futuro lo dejaban echo y ha venido la siguiente generación y han hecho lo que han querido, y han terminado inventado otra cosa. Y en segundo lugar se ha pasado de una estructura conocida visible a una invisible que tiene cincuenta mil millones de posibilidades que todavía no ves. Cuando yo termine periodismo había tres radios y cuatro periódicos, si ahí encontrabas trabajo bien, y si no te marchabas al circo, ahora hay ocho mil millones de cosas, sin contar la que puedes crear tú. A mi juicio quédate con esta idea, un mundo está cayendo y otro mundo está creciendo, que el mundo que está cayendo pueda adaptarse al mundo que está creciendo, y se adaptará. Déjate que te repita una de las frases que yo mas digo, en tiempo de inundación lo primero que escasea es el agua potable. En esta inundación de millones de señales informativas que te llegan de cualquier sitio, lo primero que escasea es la información potable y la gente va a terminar encontrando referencias solventes, y allá donde encuentre referencias solventes, allí se quedara.