Señor Catalá, Ministro de Justicia, salgan a la calle y pregunten a los ciudadanos lo que piensan de nuestra justicia y de lo ocurrido con los casos BLESA, RATO, URDANGARÍN y de tantos, ¡qué pena!, se pasa el tiempo y por desgracia olvidamos pronto, la justicia no es igual para todos, depende de quién seas así te juzgarán, aprendamos de lo que le ocurrió a un financiero americano hace unos años. Al señor MADOFF, la justicia americana le condenó a cadena perpetua y le dejó con los bolsillos limpios, el proceso duró cuatro meses. En nuestro país, como sabemos y vemos, dura décadas. Es bien sabido que en muchos casos con sus buenos abogados terminan absueltos.
La justicia en nuestra querida España ya sabemos cómo es y a quién sirve, no es que lo diga este opinador. En su momento lo dijo el “jefe” por esta razón yo me atrevo a decirlo. La justicia está hecha para empapelar a los robagallinas. Lo dijo ni más ni menos que Don Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo.
Las sentencias del día 23 de febrero son una vergüenza. No es de extrañar que la opinión pública esté hartita y hasta los h……pero olvidamos pronto, al final se irán de rositas.
A todos estos canallas, siendo generoso con ellos, a pesar del daño que han ocasionado les daría 1.000 euros al mes para que vivieran y después nos contaran cómo se vive con estos euros.
6 años para BLESA, 4 para RATO, 6 para URDANGARÍN, esto es un insulto a la inteligencia después del daño que han ocasionado a tantas familias, ¡qué bien!. El señor URDANGARÍN, qué necesidad tenía de mangar si bien es sabido que lo tenía todo. Este señor va a seguir viviendo en Suiza como si nada hubiera ocurrido y encima disfrutando de unos privilegios pagados por todos los españoles. Me indigna y avergüenza la justicia española.
¡Piratas!, y esto que digo es un piropo. Lo que tienen que hacer es devolver todo lo mangado y que todo ese canchal de dinero vaya a parar a muchísima gente necesitada.
Hay que cambiar la justicia rápido y sobretodo que nuestros jueces y fiscales sean libres e independientes para que no ocurra lo que hemos conocido del fiscal superior de Murcia, Manual López Bernal, impulsor de la investigación contra el presidente murciano. El señor López Bernal denunció que sufrió presiones e intentos de intimidación por parte de algún partido.
Otros fiscales le dan la razón y apuntan Baleares como otro de los territorios dónde los fiscales anticorrupción sufren situaciones complicadas. El mensaje que se da es que se cambia a quien persigue la corrupción. Esto lo afirma la Unión Progresista de Fiscales.
Las tropelías y lo mangado por BLESA, RATO y URDANGARÍN son de tal gravedad que las condenas tendrían que ser ejemplarizantes para que la opinión pública y a los que han hecho tanto daño al menos puedan vivir tranquilos.
La justicia debe expresarse a través de la solidez de sus procedimientos y sentencias, no a través de los medios ni de las opiniones personales. El ruido continuo y las interferencias políticas en nada contribuyen a prestigiarla ante la ciudadanía.
Termino, dicho esto, esperamos y deseamos que todo cambie, para no pensar en lo dicho años atrás por Don Pedro Pachecho, ex alcalde Jerez: “la justicia es un cachondeo”.