Miguel Ángel Morales Sánchez. Vicepresidente Primero de la Asamblea de
Extremadura y Secretario Provincial del PSOE de Cáceres

Es lamentable oír algunas presuntas lecciones de aquellos que con sus políticas destruyeron el empleo, la sanidad pública, la educación y, en nombre de la competitividad ordenada por sus amigos los fondos buitres, encontraron en la ausencia de derechos su trato a las trabajadoras y trabajadores del país.
Es cínico que quien mintió a los suyos y usó, de forma descarada, el dinero público para irse de parranda, intente marcarnos el camino sin la más mínima intención de estar a la altura de sus votantes, de toda Extremadura y de compaginar, con el gobierno de la Junta, matices y medidas para fortalecer a la sociedad de cara a la crisis social y económica derivada de la pandemia.
Mientras diariamente el “líder” de la oposición en Extremadura, que en sus 4 años de gobierno fulminó derechos, recortó servicios y dio el peor ejemplo posible sobre honorabilidad y coherencia, lanza improperios, mentiras y odio, desde el Gobierno de España, Junta de Extremadura, las Diputaciones provinciales y los Ayuntamientos proponen y construyen medidas con el único objetivo de no dejar a nadie en el camino, no dejar a nadie tirado.
Desde la Consejería de Vivienda se ha autorizado la convocatoria de ayudas para contribuir a minimizar el impacto económico y social del Covid-19 en los alquileres de vivienda habitual, por un importe de 2,3 millones de euro, ayudas que podrán beneficiar a personas físicas que, debido a la pandemia, se hayan quedado en paro o hayan sufrido un ERTE o, en el caso de ser empresarios, hayan tenido pérdidas de ingresos del 40 por ciento. La Consejería de Educación y Empleo ha puesto en marcha un plan con 58 millones de euros, que se pueden solicitar desde el pasado lunes, para ayudar a afrontar la situación o prestaciones a autónomos que jamas se habían contemplado por parte del Gobierno de España.
La Diputación de Cáceres lanza el Plan Reactiva para impulsar la economía de la provincia y ayudar a los ayuntamientos y a las familias más necesitadas tras la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. 91 millones de euros destinados a recuperar los puestos de trabajo destruidos, a impulsar las infraestructuras, a reactivar el sector de la construcción, a apoyar el comercio rural, al turismo y a la digitalización para mejorar la conectividad de las diferentes comarcas, entre otras muchas acciones.
Las fuerzas políticas democráticas deben ser conscientes que la responsabilidad de gobierno te la otorga la voluntad popular y la oposición, en su papel esencial, debe colaborar, desde sus planteamientos, al progreso del país, de la región, de la ciudad o del pueblo, no para reforzar a los gobiernos, sino para construir una sociedad más próspera, justa e igualitaria. El PSOE ha demostrado a lo largo de historia de nuestra querida España, que aún estando en la oposición es posible el entendimiento y la colaboración. Ahora en momentos de incertidumbre, miedo y alarma es más necesario que nunca, pero, parece, que una vez más la derecha extrema vuelve a elegir el camino del insulto, del enfrentamiento, del bulo y del odio, a pesar de eso y porque sabemos que nuestra única dedicación es y será la ciudadanía, más allá de votos y coyunturas electorales, no ahorraremos esfuerzos en llegar a acuerdos. La recuperación ya está en marcha.