“El Rey Don Juan Carlos tomó la decisión de abdicar

en enero y nos la comunicó en febrero”

Javier AYUSO       Adjunto a la dirección del diario El País y ex-Jefe de Comunicación de la Casa Real

Por Marciano Martín Castellano, Jesús Castellano Parra y Pepe Blanco Blázquez

■ Sede del diario El País, en Madrid

“A Don Juan Carlos le tenemos que agradecer tres cosas: la implantación de la Democracia, el salvar el golpe militar del 23-F y la colaboración y el liderazgo del posicionamiento en el mundo”

Javier Ayuso Canals (Madrid 1956) es periodista y adjunto a la dirección del diario El País. Entre sus amplia experiencia está el haber sido director del periódico económico Cinco Días, jefe de la sección económica de la Agencia Efe, director de Comunicación e Imagen del BBVA y Jefe de Comunicación de la Casa Real, que colaboró estrechamente con el El Rey Juan Carlos para preparar su abdicación. En estos momentos suena uno de los hombres fuertes para dirigir El País.

Javier Ayuso, ex-jefe de Comunicación de la Casa Real y adjunto a la dirección de El País, con Marciano Martín.

–Echando la vista atrás en su larga trayectoria, ¿desde cuándo supo que quería ser periodista?
–Yo creo que con 13 ó 14 años. En mi casa todos eran ingenieros, mi padre, mi abuelo, mis hermanos, al final me dejó, estudié periodismo, siempre me había gustado, no había ninguna tradición en casa, pero siempre me gusto. En el colegio hacia periódicos, no sé cómo me llegó, pero siempre me gustó.

–¿Qué ha significado para usted el mundo de la comunicación?
— Yo creo que el mundo del periodismo y de la comunicación son complementarios, no se puede ser un buen director de comunicación sin haber sido antes periodista, y luego lo que es imprescindible es no compaginarlas, estar en comunicación y estar en periodismo no se puede estar, o estas en un lado o estas en otro. A mí el mundo de la comunicación me ha enseñado muchísimo, me ha mostrado un mundo que desde este lado no lo puedes conocer, y luego cuando vuelves a ser periodista te da una formación, unos contactos y una forma de moverte que no tiene precio.

–¿La beca de Word Press Institute para Estados Unidos le sirvió para mucho?
— Mucho. Es una beca que organiza una fundación que está en Minnesota, que es muy progresista dentro de EE.UU. y llevan todos los años a un grupo de periodistas de muchos países. En mi caso éramos doce de doce países distintos, que estuvimos diez meses, tres de ellos en Minnesota, en la Universidad de Saint Paul, y luego los otros siete viajando por EE.UU. Yo estuve en 29 estados haciendo prácticas, en New York Times, en Washington Post, en la CNN, en una televisión local en Iowa, en la Universidad de Chicago, que es la mejor en periodismo, etc… A mí me enseño muchísimo.

–¿Y qué imagen tienen los extranjeros de España, sobre todo de nuestra profesión?
— Bueno, en esa época era muy distinto, y ahora que sigo viajando, yo creo que en Europa el prestigio de El País es altísimo, porque consideran que El País es uno de los periódicos de referencia en Europa, cuando vas diciendo que eres de El País se te abren todas las puertas. En Estados Unidos es distinto, porque Europa lo ven como algo muy lejano, no nos conocen mucho, yo creo que sí valoran el cambio que ha tenido España y también el cambio en el periodismo. Creo que valoran menos el mundo de la televisión, donde sí que estamos más atrasados, porque la televisión es espectáculo.

Haga clip para conocer más servicios.

— ¿Cómo ve ahora la fuga de cerebros y la marca España?
— Yo creo que es un drama, no solo la fuga de cerebros, sino la fuga de jóvenes, gente muy buena en la que el país ha invertido, y que se tienen que ir porque no tienen un trabajo adecuado a sus posibilidades, y la mayoría de esos no van a volver o van a volver cuando no tengan tanto que aportar. Yo creo que es un drama y que hay que buscarle solución, y la única solución es que crezca la económica y que se creen trabajos adecuados. Creo que también hay un error, y es que durante un tiempo nos obsesionamos con los títulos universitarios, todos queríamos ser universitarios y estábamos creando una escuela de parados, las facultades de Ciencias de la Información lo que crean son parados, porque no hay tantos puestos, y nos olvidamos mucho de la formación profesional. Yo creo que hay que adecuar los estudios a las necesidades

–¿Qué estaba haciendo usted como director de la Casa Real, para evitar esto y para potenciar la marca España?
— Primero hay que tener muy claro cuales son las funciones del Rey. El Rey en España es el Jefe del Estado que reina, pero no gobierna, sus funciones son muy limitadas y están muy tasadas: se limitan a la función representativa, a ser el Jefe de las Fuerzas Armadas, a ser árbitro y moderador de la política, y a defender la unidad nacional. Esas son sus cuatro funciones, y dentro de esa función representativa es importante el papel que juega en la defensa de la marca España, pero eso el Rey Juan Carlos y el Rey Felipe lo vienen haciendo desde hace mucho tiempo antes de que se hablara de Marca España.

–Qué tenemos que agradecer al Rey Juan Carlos?
— Yo siempre digo que al Rey Juan Carlos le tenemos que agradecer sobre todo tres cosas: el haber traído la Democracia a España, de haberla salvado del golpe militar del 23F y de haber colaborado y liderado el posicionamiento de España en el mundo. El rey iba a las Naciones Unidas, al Parlamento Europeo, al Congreso norteamericano, viajaba por todo el mundo, abrió España a Latinoamérica, y el rey fue el que le dijo a Felipe González que había que empezar a empujar a las empresas a Latinoamérica, que es lo que ha dado la potencia económica a España. Luego nos inventamos la Marca España.

–¿Cómo valoraría la Corona en relación a otras casas reales?
— Yo creo que está en la línea de funciones de todas las monarquías europeas. Por eso cuando se restauró la monarquía en España se optó por una monarquía parlamentaria, como la británica o como las nórdicas, donde el rey no tiene funciones de Gobierno. Dentro de eso cumplen perfectamente esas funciones. Aquí tenemos un problema y es que la monarquía en España ha tenido muchos altibajos a lo largo de la historia.

 

“El pequeño Nicolás creo que es chico muy listo y ambicioso”

–Cuando entró a trabajar en la Casa Real, dijo que ibas como el Jefe de Bomberos. ¿El Rey Juan Carlos tenía presiones para abdicar o fue una cosa que ya tenía meditada de antemano?
— Yo creo que ni una cosa ni otra. Yo llegue en marzo de 2012 y en abril tubo el accidente de Botsuana. El rey hizo un esfuerzo tremendo en recuperar el prestigio que se perdió en eso, luego tubo los accidentes en los que pasamos muchas horas en los hospitales, y cuando salía nos pedía que le organizáramos viajes o cosas, actividad para recuperar, y llego un momento en que el mismo entendió que era el momento de dejarlo, y fue una decisión política, él nos lo explicó a nosotros que era una decisión política en que España tenía que afrontar unos nuevos problemas y unos nuevos retos ya entrado el siglo XXI. España tenían la suerte de tener un Príncipe que estaba en condiciones de asumir ese nuevo impulso, entonces es muy importante leer el mensaje de abdicación del rey, que es lo que dice y lo que piensa, lo decide, no tuvo presiones de nadie, es cierto que él hablaba muchísimo, tenía su agenda pública, pero luego también su agenda privada que era intensísima, y hablaba. Yo estoy seguro que antes de tomar la decisión hablo con gente a los que les pidió opinión, pero fue una decisión personal.

El adjunto a la dirección de El País, Javier Ayuso, con miembros del equipo de la redacción de La Aldaba.

— Ha escrito y hablado mucho sobre el caso Villarejo, ¿qué hubo relativamente?
— Yo creo que el comisario Villarejo, que ya está en la cárcel, es un hombre que montó durante muchos años una mafia policial, mezclando su actuación con placa y pistola, con su actividad privada. Yo al poco de llegar aquí, me contaron un poco quien era este señor, y empecé a investigar y a contar quien era este señor. Los compañeros del periódico me decían ten cuidado que este es muy peligroso. ¿Y desde cuándo un periódico tiene que tener miedo de un personaje que es muy peligroso?. Luego salió lo de las Cloacas del Estado, el montaje de la Policía donde él estaba. Es un señor que ha utilizado su poder como policía para montador además un montón de empresas, entre ellas una de detectives privados, el actuaba en los dos lados, y ya le han detenido, y le han acusado.

— ¿Y qué me cuenta del pequeño Nicolás?, que también le tocó.
–Salió Villarejo en la investigación del pequeño Nicolás, yo llegué aquí en noviembre y al pequeño Nicolás lo detuvieron en octubre, empecé a leer lo que él decía de que era un representante de la Casa del Rey y tal. Empecé a investigar, publiqué una primera historia del pequeño Nicolás y luego cuando empecé a ver la documentación que habían cogido en el registro de su casa, pues ahí aparecía un personaje que era el comisario Villarejo, y es ahí cuando sigo su pista.

 

“El caso NOS ha sido lo peor que le ha podido pasar a la imagen de la Casa Real, y esto fue muy duro. Yo decidí realizar encuentas, pero eran como dientes de sierra. Creo que también se dejo llevar por ellas”

 

–¿Quién es realmente el pequeño Nicolás?
— Yo creo que es un chico muy listo y muy ambicioso, que llego al Partido Popular y a FAES, y la gente lista se quedó asombrada con él. Es muy difícil llevar gente joven a los partidos, y este llevaba a decenas de chicos a FAES, y así fue montándose y acercándose a determinada gente, y empezó a vivir en un mundo fantasioso. Habrá que ver si también le utilizaron para blanquear capital, es un chico espabilado y listo. Yo creo que hay gente detrás de él que todavía no se ha sabido del todo, de esa banda en la que esta Villarejo, algunos empresarios y políticos que le fueron utilizando.

–Prácticamente con El Rey Felipe tendría contactos, me imagino, ¿cómo fue ese cambio de dejar la Casa Real?
— El Director de Comunicación de la Casa Real lleva a todas las personas de la Familia Real. Esto no es como la monarquía británica que está la Casa del Rey y la casa del Príncipe, aquí hay una sola Casa, con un Jefe en la Casa, un Secretario General y siete directores generales para llevar todos, con lo cual yo llevaba a Los Reyes, a los Príncipes y entonces a las infantas, que ahora ya han dejado de formar parte de la Familia Real.

–¿Cuándo se preparó la abdicación de Don Juan Carlos?
Empezamos a preparar la abdicación del Rey en marzo, y acabo anunciándose el 2 de junio y la proclamación fue el 19 de junio, en esos meses empezamos a trabajar en todo, desde la abdicación hasta preparar los cien primeros días del nuevo Rey.

–¿Entonces El Rey tenía claro su la abdicación ya en el mes de febrero…?
— El Rey decidió en enero que iba a abdicar, nos lo contó a final de febrero, y ahí empezamos a trabajar un equipo reducido de seis personas. Y ya desde el principio, tanto el Jefe de la Casa, Rafael Espotorno, que ha hecho un trabajo extraordinario, como yo, ya teníamos claro que nuestro trabajo tenía que acabar con la abdicación y la proclamación del nuevo Rey. Y así se lo hicimos saber al Rey en un principio, y ellos lo vieron también muy claro. El Príncipe -hoy Felipe VI- entonces tenía que hacer un nuevo equipo y eso es lo natural, ya habíamos terminado nuestro trabajo y el Rey nuevo tenía que hacer su equipo.

–La imagen dañada del Rey Juan Carlos, ¿ha cambiado ahora con la Rey Felipe VI?
— El Rey Juan Carlos tubo durante unos treinta años una imagen buenísima, y luego paso a tener siete u ocho años complicados, por la crisis económica, y luego porque se rompió ese acuerdo no escrito de no criticar la vida privada de Los Reyes. Luego vino el caso NOS que es lo peor que paso para la imagen de la Casa Real y eso fue muy duro. Después las enfermedades, los accidentes del Rey que fueron duros. Nada más llegar puse en marcha encuestas semanales de prestigio y reputación del Rey, y eso era como unos dientes de sierra que conseguíamos subir la reputación a base de trabajo, y luego pasaba algo del caso NOS y volvía a bajar, el rey conocía eso y seguro que también le llevó a decidir la abdicación.

— Yo en el reinado de Felipe VI estoy notando que es más accesible a los medios, que de vez en cuando se arrima y nos saluda, ¿es una cosa más marcada?
— Yo creo que depende de los momentos, Los Reyes, Juan Carlos y Sofía al principio se mezclaban con todo el mundo y luego los problemas de seguridad hicieron que hubiera tres capas de seguridad, los príncipes también, ahora ya hay menos problemas y también es verdad que dentro de sus objetivos uno de ellos claramente es la cercanía, estratégicamente un Rey tiene que ser útil y cercano.

— Hablando del tema de las pensiones…
— Aquí hay un peligro muy serio, no solo en España, sino en toda Europa, y es que el otro día salió un informe de la OCDE que en el 2050 en Europa habrá 75 pasivos por cada 25 activos, entonces no se va a poder pagar las pensiones tal y como están vistas ahora.

–¿Qué se puede hacer?
–Yo no soy un experto, pero desde luego, alargar la edad de jubilación; segundo permitir compaginar la jubilación con trabajos a cambio de perder un poquito en la jubilación. Debemos permitir eso, y luego cambiar el sistema, pasar de un sistema de reparto a un sistema de capitalización.

–¿Por qué en este mundo que tenemos, cada vez existe más distancia entre los más ricos y los menos?
— Están pasando dos cosas, está aumentando la desigualdad muchísimo, pero también está aumentando la limitación de la pobreza, el problema es que la reducción de la pobreza va a menor velocidad que el aumento de la riqueza. La solución que hay es que la gente que tiene mucho dinero entienda que ellos tienen una función que es ayudar al mundo. Al final las rentas del capital son superiores a las rentas del trabajo.

–¿Qué piensa del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara?
— Estuve hace poco en una conferencia que dio, y me gustó mucho lo que dijo, me pareció un señor consecuente, no es que haya dado bandazos, él lo que dice es que apoyo a Susana Díaz, hizo campaña a su favor, pero él es un hombre de partido, y ahora está apoyando a su Secretario General, pero él es un hombre leal al partido y sigue su camino.