Castilla y León notifica hoy 2.074 nuevos casos de la enfermedad COVID-19, con lo que su número acumulado es 109.126; de esa cifra, 102.456 positivos han sido diagnosticados a través de pruebas de infección activa (*).

Los nuevos positivos se han declarado atendiendo a la definición de caso confirmado de infección por SARS-CoV-2 adoptada por la Autoridad sanitaria nacional en la Estrategia de Vigilancia, Diagnóstico y Control en la Fase de Transición de la Pandemia de la COVID-19; de los 2.074 nuevos casos notificados hoy al C.C.A.E.S. de acuerdo con el criterio epidemiológico del Ministerio de Sanidad, veintinueve tienen diagnóstico durante el día previo.

Los brotes activos (**) actualmente en el conjunto de la Comunidad son 806 y los casos positivos a ellos vinculados, 7.095.

Las nuevas altas hospitalarias son 198 y su acumulado, 14.919; por su parte han fallecido en hospitales desde ayer 32 personas, para un total de 3.210 defunciones en ese ámbito asistencial.

La situación recogida provincialmente puede consultarse en el archivo adjunto y de forma más amplia y diariamente a través de este enlace al Portal de Transparencia de la Administración autonómica castellana y leonesa.

Enlace a la información actualizada sobre el nuevo coronavirus COVID-19 en Castilla y León

La Junta de Castilla y León apela a la responsabilidad individual y colectiva de los ciudadanos, cumpliendo las medidas básicas de distancia social, higiene de manos y uso obligatorio de la mascarilla en las situaciones legalmente establecidas.

Asimismo se recuerda a la ciudadanía, con carácter general, la necesidad de limitar los encuentros sociales fuera del entorno de convivencia estable y que cualquier reunión de carácter familiar o social no supere las seis personas.

Recordar la vigencia actual de la limitación de entrada y de salida de personas del territorio de la Comunidad de Castilla y León; la reducción, con carácter general, a un máximo de seis personas de las agrupaciones en espacios públicos y privados y del 50% de los aforos en lugares de culto y, en cumplimiento del Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, por el que se declara el Estado de Alarma para contener la propagación de infecciones causadas por el SARS-CoV-2, el mantenimiento del toque de queda con inicio a las diez de la noche y que se extiende hasta las seis de las mañana del día siguiente, circunstancia que supone la limitación parcial y temporalmente la libertad de circulación de las personas en la Comunidad castellana y leonesa, por motivos muy graves de salud pública.

Todo el territorio de Castilla y León se encuentra en nivel 4 de alarma sanitaria por la pandemia, lo que supone la plena vigencia de las medidas excepcionales para la prevención y contención de la COVID-19 inherentes a esa declaración en la Comunidad.

La Junta reitera la importancia de cumplir también con todas las medidas de carácter general actualmente en vigor y que hacen mención a aspectos preventivos individuales y colectivos, tales como el uso obligatorio de la mascarilla, el lavado de manos, la distancia de seguridad interpersonal, etc., así como aquellas otras de carácter sectorial.

Sólo a través de la corresponsabilidad, la solidaridad y la colaboración ciudadana y con el esfuerzo y el compromiso de los profesionales sanitarios, la pandemia por la COVID-19 podrá ser superada, siendo para ello fundamental cumplir las recomendaciones sociales y sanitarias de autoridades nacionales, autonómicas, provinciales y locales.

(*) Pruebas diagnósticas de infección activa: PCR y test Ag.

(**) Se considera brote cualquier agrupación de tres o más casos con infección activa en los que se ha establecido un vínculo epidemiológico y, en el caso de residencias de personas mayores u otros centros socio sanitarios, con uno o más casos. Un brote activo se define como aquel que haya tenido algún caso en los últimos catorce días, teniendo en cuenta la fecha de inicio de síntomas o la de diagnóstico, si la de los síntomas no está disponible.