“San Isidro será el paseillo más importante de mi temporada”

Leonardo HERNÁNDEZ █ Caballero rejoneador

Marciano Martín Castellano
Finca El Hondillo
■ BADAJOZ

Nació en Badajoz, el 11 de diciembre 1987, hijo del gran rejoneador Leonardo Hernández. Desde muy niño dejó muy claro que quería ser rejoneador y por supuesto no uno cualquiera. Porque él sabía que para estar en el mundo del toro hay que luchar día a día para llegar a ser el mejor, así pensaba el joven Nonayo.
Todos los días entrena muy duro. Es una historia de superación que ha demostrado que el que lucha por un sueño al final acaba consiguiendolo.
Debutó en público en Hueneja (Granada), el 1 de mayo del 2004. Luego tuvo la altenativa que tanto fue soñada. Tuvo lugar en la plaza de toros de Córdoba, el 28 de mayo del 2006. No podia ser un cartel cualquiera, era un cartel muy sonado, como padrino su padre y como testigo Pablo Hermoso de Mendoza. Día de grandes emociones para la familia y para los aficionados que le seguimos. Ese día, su padre se retiraba de los ruedos dándole a su hijo la difícil papeleta de cederle su sitio.
La confirmación en la plaza de toros de Las Ventas sería el 4 de Junio del 2006 con toros de Fidel San Román teniendo como padrino a Pablo Hermoso de Mendoza y testigo Joao Moura (hijo). Si por algo se identifica este joven rejoneador es porque allá donde torea se entrega al máximo y da todo de sí mismo.

El rejoneador pacense ha explicado a La Aldaba que debido a su compromiso en la Feria de San Isidro, de Madrid, no ha sido posible estar en la corrida del próximo 2 de junio, en Cáceres. “Ya habrá tiempo de torear en Cáceres, je,je…”

–El mundo del caballo lo llevas muy dentro desde pequeño, tú padre fue un rejoneador muy reconocido y además tenéis la finca El Hondillo con toros y caballos en Badajoz, ¿cuándo te diste cuenta que también querías ser rejoneador?
–El mundo del toro y del caballo siempre ha sido y es mi pasión. Lo he vivido desde pequeño en casa y quizá ahí mi pasión por este mundo y sus vertientes. Además, como dices, he tenido un referente en casa como es mi padre, que siempre ha sido y es mi apoyo en esto.

–¿Cómo fueron tus primeras impresiones como jinete delante de un toro?
–Fue con catorce años y con sensaciones únicas e indescriptibles. Cuando puse banderillas con primera vez con mi padre, fue lo que verdaderamente me enganchó de esta profesión. Al principio fue miedo e inseguridad, pero me atrapó y, hoy en día, mi profesión es mi pasión.

–¿Cómo es el diálogo entre el caballo y el rejoneador? ¿Es complicado?
–Es muy difícil y complicado entre caballo y jinete. Pero más difícil es el diálogo entre caballo y rejoneador, porque tienes que domar el caballo como jinete, porque por naturaleza el caballo huye del toro, pero una vez que les enseñas y les muestras lo que hay, algunos desarrollan calidad y disfrutan toreando. Otros no, no sienten esas sensaciones y nunca serán caballos toreros. Es muy difícil. Llevan muchas horas y sacar caballos figuras es muy difícil. Pero cuando lo consigues disfrutas y es algo fuera de lo normal.

–¿Cuántos caballos tiene actualmente la cuadra de Leonardo Hernández para la presente temporada taurina?
–Esta temporada cuento con un total de doce caballos para torear en cualquier plaza. Y tres potros que se están preparando, domando y enseñando para que puedan debutar a lo largo de la temporada. Son animales de muchísima calidad y donde tengo la confianza y la ilusión. Son caballos muy seleccionados de mucho nivel, creo que tengo una cuadra muy completa y que espero que responda cada tarde.

“La madurez de los años ayuda pero también hay que reciclarse y adaptarse a los tiempos, cada temporada es un reto”

–Comencemos entrando en la presente temporada, creo que es la segunda con Alberto García, de Tauroemoción, ¿Cómo valora este cambio de apoderamiento?
–Es mi primera temporada con mi apoderado Alberto García y ambos dos tenemos puestas toda la ilusión y las ganas en este proyecto. Los cambios siempre son para mejorar y en este 2019 nos espera una gran temporada por delante. Estoy contento y estoy ilusionado con este proyecto, creo que los dos hacemos un binomio perfecto para hacer de este proyecto un éxito asegurado.

–¿Por qué se decantó por Tauroemoción?
–Es una empresa seria y joven. Necesitaba un cambio y una apuesta fuerte. Un proyecto que me ilusionase.

–La empresa ha presentado un gran cartel para la feria de San Fernando, de Cáceres y es raro no verle en el cartel junto a los cacereños Juan Mora y Emilio de Justo, ¿a qué se debe su no presencia?
–Entre otras cosas porque el mismo día toreo en la feria de San Isidro de Madrid, en el que será el paseíllo más importante de mi temporada 2019. Además creo que no hay que darle mayor importancia. Es una corrida especial porque Cáceres se iba a quedar sin toros en su feria y los dos matadores, tanto el maestro Juan Mora como Emilio de Justo han dado la cara y han sacado el festejo para adelante. Ya habrá tiempo de torear en Cáceres, jeje.

–¿Adelántame algunos carteles próximos?
–Lo más inmediato es Madrid. Es mi compromiso más importante hasta la fecha de la temporada 2019. Aunque también regresaré a ferias especiales y de gran importancia como son Soria y Burgos, entre muchas otras. Es una temporada cargada de compromisos y de responsabilidad. Estoy muy ilusionado con este 2019.

–Su carrera profesional es todo un lujo de acontecimientos, grandes triunfos en Pamplona, Castellón, Madrid… ¿Con qué te quedas?
–Todas las tardes son especiales y siempre son diferentes. Ninguna es igual. Madrid no deja de ser Madrid, pero me quedo con el cariño, el respeto y la admiración que me demuestra la afición cada tarde que hago el paseíllo.

–Llevas ya muchos años de alternativa y de éxitos, ¿estás en plena carrera y me gustaría saber por dónde puede evolucionar tu arte como rejoneador en las próximas temporadas?
–Sin perder la esencia pero profundizando y mejorando día a día. La madurez de los años ayuda pero también hay que reciclarse y adaptarse a los tiempos. Cada temporada es un reto y hay que aprovecharlo.

–Últimamente los rejoneadores estás empezando a sonar de nuevo muy fuerte ¿No crees que esto puede ser para que los aficionados valoren más vuestras actuaciones?
–Yo siempre me he sentido muy valorado por los aficionados. Siempre me han tratado con cariño, respeto y admiración en cada plaza que he pisado. El toreo a caballo y a pie es diferente, no tienen nada que ver.

–¿Viendo a un caballo galopar por la finca, se puede intuir que puede ser un buen torero?
–Todos los animales en el campo te dicen muchas cosas. Los caballos son como los toros, sólo con verles galopar o trotar por la dehesa ya te inspiran muchas cosas. Se ve sus defectos y sus virtudes y que es lo que más hay que trabajar con ellos.

–¿Cuánto tiempo le lleva entrenar a los equinos?
–Mi entrenamiento es diario y constante. Desde que me levanto hasta que me acuesto es entrenamiento y preparación en el campo. Hay algunos caballos que necesitan más doma y una preparación más intensiva y otros que se adaptan mejor a las necesidades.

–¿Ha llegado a llorar en una plaza de toros?
–En una plaza de toros hay muchas sensaciones y muchos sentimientos encontrados. Es un cúmulo de circunstancias encontradas: adrenalina, miedo, alegría… Son muchas emociones juntas.

–¿Qué se siente cuando se abre la Puerta Grande de Las Ventas, que lo has hecho creo nueve veces?
–La Puerta Grande de Madrid he tenido la suerte de cruzarla en hombros un total de nueve veces. Siempre es motivo de alegría y orgullo porque han salido bien las cosas y porque un triunfo en Madrid supone mucho. Es felicidad pura.

–¿Qué corrida de Puerta Grande recuerdas con más emoción?
–Todas son importantes y todas dejan huella. Cada faena es única e irrepetible y es difícil que me pueda decantar por una en especial. Me quedo con todas, siempre que he toreado en Madrid he disfrutado el toreo a caballo y han rodado las cosas. Espero que sigan saliendo las cosas para seguir sumando Puertas Grandes.

–¿Cómo fue su alternativa en Córdoba donde se la dio su padre, el mismo día que él decía adiós a su carrera?
–Fue un día cargado de emociones y sentimientos. Siempre es bonito compartir paseíllo y festejo con una persona a la que admiras, y si es tu padre más todavía… Fue una tarde bonita y que todavía guardo en las retinas. Uno de los recuerdos de mi carrera será ese sin duda.

–Creo que se pueden hacer visitas a su finca de El Hondillo, ¿que hay que hacer para poder ir y que se puede contemplar en sus instalacione?
–Siempre es bueno acercar el toro en el campo y en la dehesa, es lo gran desconocido para el aficionado. En la finca se puede ver el toro y el caballo en su hábitat además de las instalaciones y disfrutar de una jornada de campo.

-Muchas gracias por recibirnos.

  • Gracias a vosotros por vuestro interés hacia mí.