SIERRA DE GATA ENSEÑA A SUS VISITANTES A HACER QUESO ARTESANAL EN UNA JORNADA EN LA DEHESA

Rutas senderistas y de BTT, recorridos fotográficos, paseos a caballo y talleres gastronómicos completan las actividades del fin de semana

La Mancomunidad de Municipios de Sierra de Gata y la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Junta de Extremadura ofrecerán este fin de semana la oportunidad de aprender a elaborar queso a quienes visiten esta comarca del norte de la provincia de Cáceres dentro de una actividad gratuita que se desarrollará en pleno campo.

Esta acción promocional se enmarca dentro de la campaña “Échate a soñar en el Parque Cultural Sierra de Gata” y contempla la visita a una explotación ganadera, el intercambio de experiencias con los pastores que cuidan los rebaños, un taller de ordeño para la obtención de la leche y la visita a una quesería para el aprendizaje del método de elaboración artesanal de los distintos tipos de queso.

La actividad es gratuita y concluirá con una degustación de quesos, algunos de ellos elaborados con el alga espirulina, que se cultiva en un paraje natural de la Sierra de Gata y se procesa de manera artesanal para obtener hebras de espirulina como ingrediente ideal en recetas de cocina.

La actividad, que tiene limitado el número de participantes y requiere una inscripción previa en la web del Parque Cultural Sierra de Gata, se celebrará a partir de las 09.00 de la mañana del sábado en medio de una dehesa en la que los animales se alimentan de forma natural. Asimismo, la quesería se encuentra en las inmediaciones de la explotación en medio del campo, lo que permitirá a los participantes disfrutar de una actividad en pleno contacto con la naturaleza.

Pero esta, no es la única actividad prevista para el fin de semana en esta comarca, que ha programado a las 09.00 de la mañana del sábado una ruta senderista por la dehesa de Hernán Pérez, donde se encuentra unos de los conjuntos de dólmenes más importantes del norte de Extremadura, y otra el domingo a las 10.00 de la Sierra a Santo Tomé, en Robledillo de Gata, un municipio con una arquitectura popular en la que destacan las construcciones de adobe y madera que le convierten en uno de los pueblos más bellos de Extremadura.