Si hay un mamífero en la península olvidado y en franco peligro de extinción, ese es el visón europeo. Un caso muy similar de mamífero con grave problemática para mantener su estatus poblacional es el del lince ibérico, sin embargo este cuenta con proyectos importantes y adecuadamente financiados para intentar restablecer sus antiguas áreas poblacionales. Sin ir más lejos, en Zarza de Granadilla (Cáceres) cuentan con un centro de cría que en los últimos años está obteniendo resultados satisfactorios.
La principal problemática del visón europeo fue, claramente, la introducción al medio natural ibérico del visón americano. Esto sumado a otra serie de circunstancias, que anteriormente la especie podía soportar, pero que ahora con tan escaso número de ejemplares están desbordando su estabilidad como población, viene muy al caso para mencionar el acertado dicho de “a perro flaco todo son pulgas”.
Lo que muchas personas creo desconocen es el origen de esta entrada de visones alóctonos en nuestros campos. Desgraciadamente desde hace varios años existen y siguen en alza determinados grupos, denominados animalistas (algunos de ellos tremendamente radicales), a los cuales la ignorancia y el protagonismo les puede más que la objetividad y el conocimiento de cómo funciona un ecosistema. Y sin más, un mal día, un grupo de “entusiastas defensores de la naturaleza” tuvieron la genial idea de visitar las granjas de visones americanos para dejarlos en libertad, supongo que después de pegarse una tarde de cine visionando la película “Bambi” y, “con lagrimones y pañuelos”, iniciaron su singular y catastrófica cruzada.
Algunos centros como el FIEB, en Casarrubios del monte (Toledo), están intentando la cría en cautividad de esta especie, pero debido a la dificultad; supongo, por una parte, porque el comportamiento de cría del visón no está lo suficientemente estudiado y por otra por la falta de financiación, sumándose a esto además las luchas por estos “dineritos” que impiden, en ocasiones, que los conocimientos sobre la especie sean traspasados de unos a otros beneficiarios de dichos proyectos de cría, es motivo suficiente para que, aunque determinadas personas realmente concienciadas y a cargo de dichos proyectos estén luchando por conseguirlo con toda su buena voluntad, se encuentren con frentes de nubarrones que a veces dificultan en gran medida su labor.
WWF (antes ADENA) ha lanzado una campaña para intentar solventar la precariedad que soporta la especie. Según fuentes de esta asociación contamos apenas con 500 ejemplares de visón europeo en toda España y si la población sigue la misma tendencia negativa, en cinco años habrá desparecido (una tendencia similar de descenso se está produciendo también en el resto de Europa). Si estás interesado y te preocupa la fauna de tu país, y en concreto esta especie, sigue tus instintos e intenta colaborar de la manera que creas más acertada para que las generaciones futuras tengan otra opción de observar al visón europeo que no sea la de sólo naturalizado en una vitrina.