Inundaciones, sequías, deshielos… Todas estas consecuencias y desgracias ocurren por culpa del calentamiento global, ocasionado por el cambio climático.
El cambio climático no es una cosa de hoy, ni de ayer y tampoco de anteayer; es una consecuencia provocada desde hace muchos años por el hombre. En aquellas épocas en que se supo que era una realidad, cualquier persona que afirmaba que el cambio climático era algo existente era tomada por un loco, la gente con poder y los políticos ocultaban o pasaban de este hecho.
El origen de esta desgracia es debida a muchas cosas, la mayor parte de la culpa la tiene el ser humano.
La contaminación química masiva de ríos, mares y la emisión agresiva de gases, como el CO2 y otros muchos más a la atmósfera han hecho que el calentamiento global se produzca, ocasionando así el conocido como cambio climático.
Y las consecuencias son notables: el Polo Norte es un casquete de hielo y, la Antártida está cubierta por hielo, el cual tiene una función, cuando los rayos solares inciden sobre él en vez de retener los rayos solares los expulsa y por eso la temperatura en la tierra es agradable.
Pero por las emisiones agresivas de gases, el planeta se va calentando y entonces el hielo que hay en el Polo Norte y la Antártica se derrite, entonces los rayos son retenidos en la Tierra y esta se empieza a calentar.
Como consecuencia se derrite el hielo de los polos y el nivel del mar subirá bastantes metros y podría provocar guerras y hambrunas en buena parte de del mundo.
Tenemos, los humanos que ser consecuentes con lo que hacemos y ayudar todos juntos a proteger nuestros ecosistemas de estos cambios, que ya nos dan sus primeras datos, largos periodos de sequías, temperaturas más altas, tanto en verano como en invierno o la contaminación urbana.