Bienvenido a la nueva edición digital de La Aldaba
 

Equilibrio soberano entre los grandes del Giro

No hay nada que hacer. Ni siquiera la etapa reina, con 5.000 metros de desnivel, con las subidas de Passo Crocedomini, Mortirolo, Teglio y Valico di Santa Cristina nos dijo quién era el más fuerte de este Giro de Italia.

De hecho, hizo que la clasificación fuera aún más corta, con Richard Carapaz (Ineos Grenadiers) y Jai Hindley (Bora-hansgrohe) separados por sólo tres segundos en la clasificación general. Una minucia después de casi 2.800 km de carrera, y no es casualidad que sea la segunda diferencia más pequeña de la historia en la etapa 16 desde 1963, cuando la maglia rosa Diego Ronchini tenía sólo 2″ sobre Vittorio Adorni.

Una de las pocas cosas que es cierta es que Carapaz y Hindley parecen tener un poco más que sus rivales, o al menos son los más constantes, ya que Mikel Landa (Bahrain Victorious) y Vincenzo Nibali (Astana Qazaqstan) están pagando los derechos cada dos días. Otra cosa cierta es que Joao Almeida (UAE Team Emirates) es difícil de matar: siempre parece ser el primero en levantar la bandera blanca, pero al final siempre está ahí, a un puñado de segundos de los más fuertes. En la clasificación general es 3º a 44″; cuidado si le dejas ahí, porque en la contrarreloj final de Verona podría dar una lección a todos.

LA ETAPA DE MAÑANA

Recorrido
Etapa de montaña dividida en dos partes. El inicio es ascendente hacia el Passo del Tonale, seguido de un tramo de más de 70 km, siempre sustancialmente descendente, a través de los valles del Sole y del Non. Tras cruzar el río Adigio, subimos el Palù di Giovo por el valle de Mocheni para llegar a Pergine Valsugana. Las dos subidas finales son el Valico del Vetriolo, largo y ciclable (alrededor del 7% de media) y la subida del Menador (Kaiserjägerstrasse) con tramos estrechos, túneles tallados y pendientes siempre superiores al 10%. Tras el Monterovere, unos kilómetros ondulados conducen a la meta.

Últimos kilómetros
Después del GPM la carretera desciende un poco y luego sube a 4 km de la meta. Descenso rápido y amplio durante los últimos 700 m, todo ligeramente cuesta arriba. Línea de meta en asfalto.

Compartir noticia