Bienvenido a la nueva edición digital de La Aldaba
 

¿Jaque mate? El cara a cara con Richard Carapaz llegó al final y el australiano sacó lo mejor de él

Nos lo habían dicho una y otra vez: el enfrentamiento llegaría en la Marmolada. Y así fue. La larga espera de esta tercera semana, a la que le costó arrancar en términos de espectáculo,

Nos lo habían dicho una y otra vez: el enfrentamiento llegaría en la Marmolada. Y así fue. La larga espera de esta tercera semana, a la que le costó arrancar en términos de espectáculo, culminó con los últimos 3 kilómetros de infarto de la subida del Passo Fedaia. “Había estado guardando mi energía estos últimos días para darlo todo en la Marmolada“, dijo Jai Hindley(Bora-hansgrohe) tras la llegada. El cara a cara con Richard Carapaz (Ineos Grenadiers) llegó al final y el australiano sacó lo mejor de él.

Después de que el Passo San Pellegrino y el Passo Pordoi (Cima Coppi) no hubieran ofrecido ninguna emoción especial, se esperaba otro 0-0 entre los aspirantes a la clasificación general, inmovilizados por un equilibrio que no parecía romperse, Pero después de que el Bahrain Victorious se distanciara durante gran parte de la etapa, y luego en el Passo Fedaia los Ineos Grenadiers con Pavel Sivakov tomaran la delantera, ni Mikel Landa ni Richard Carapaz esprintaron, sino Jai Hindley, que sacó de su rueda al primero de los tres aspirantes a la Maglia Rosa, Landa, en la primera embestida.

Cuando Carapaz respondió a la primera embestida de Hindley, su rostro no delataba el inminente fracaso que iba a producirse unos cientos de metros después. Así pues, los dos continuaron juntos en las pendientes cada vez más pronunciadas de la Marmolada y el australiano encontró en su camino a Lennard Kämna, recién llegado de la escapada de la mañana, que rascó el fondo de su energía para echar una última mano a su capitán. Y justo cuando el alemán hizo un último esfuerzo, Carapaz empezó a ver las estrellas, aligeró su proporción y fue perdiendo terreno. En medio de la frenética multitud de Fedaia, Hindley se giró y vio a su adversario avanzando a duras penas, haciendo una mueca como nunca antes, así que dio las gracias a Kämna y relanzó su acción, cavando un enorme surco sobre un Carapaz cada vez más pesado en los pedales.

Etiquetas de noticias
Compartir noticia