Bienvenido a la nueva edición digital de La Aldaba
 

Olga García destaca la huella positiva del desarrollo fotovoltaico en las empresas industriales extremeñas

La consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, ha visitado la sede central de la planta transformadora de Faramax, en Malpartida de Plasencia, con el objetivo de hacer visible la aportación de la industria extremeña al desarrollo renovable que se está produciendo en Extremadura y su incidencia directa en la generación de empleo local y riqueza. Así, la consejera ha destacado “la huella positiva que el desarrollo fotovoltaico está teniendo en la región como palanca de crecimiento de la industria auxiliar”

FARAMAX es un referente acreditado de la capacidad de las energías renovables para crear empleo también en el sector industrial. La fabricación de transformadores es una parte importante de la cadena de valor del sector energético que se está demostrando como una importante oportunidad de desarrollo en zonas rurales de nuestra Comunidad.

Las empresas del sector energético se comprometen con Extremadura habiendo invertido en torno a 2.000 millones de euros en los últimos 3 años, porque – según ha explicado la consejera para la Transición Ecológica – “aquí han encontrado recursos, seguridad, agilidad y un tejido de empresas extremeñas de los sectores industriales, construcción y servicios que le sirven de apoyo y favorecen su implantación”.

Extremadura impulsa una transformación verde basada en vectores como el incremento de las energías renovables, y ahí empresas como FARAMAX aportan el sustento industrial que necesitan las empresas promotoras.

Extremadura encabeza la potencia fotovoltaica instalada en España con 4.000 MW y proyectos en tramitación por otros 5.500 MW. Además, el futuro otorgamiento de los puntos de evacuación para los nuevos desarrollos renovables se someterá a concursos de capacidad en los que aplicarán criterios para fomentar la generación de empleo, teniendo en cuenta, además, el impacto en la cadena de valor industrial.

La Junta de Extremadura considera el sector energético como un sector estratégico y tractor del empleo en la región, con valor añadido en lo que a especialización, innovación y desarrollo tecnológico lleva aparejado. Para ello, se sigue trabajando, para que el mayor valor añadido posible se quede en Extremadura y beneficie directamente a sectores como la construcción, la industria del metal, el transporte o los servicios de ingeniería y mantenimiento y, a otros, de forma indirecta como la hostelería.

La transición energética, ha manifestado Olga García, es una oportunidad de negocio y contribuye a lograr un sistema energético limpio y competitivo. Se seguirán dando los pasos necesarios para potenciar y capilarizar los beneficios sociales económicos y climáticos que el sector energético puede proporcionar a la región.

La consejera ha concluido afirmando que “la Junta de Extremadura va a seguir apostando, política y administrativamente, por potenciar el despliegue renovable porque supone un gran revulsivo para toda la economía extremeña”.

Compartir noticia