Bienvenido a la nueva edición digital de La Aldaba

La Guardia Civil rescata a un conductor cuyo vehículo había caído por un barranco en Nuñomoral

Hervas, a 30 de agosto de 2022

Imagen de como quedó el vehículo accidentado.

Los agentes se abrieron paso entre la vegetación hasta que llegaron al vehículo, que había quedado frenado por un árbol

El conductor, de 74 años de edad, se encontraba en aparente buen estado de salud, siendo sacado del vehículo y transferido a los servicios médicos que acudieron hasta el lugar

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Puesto de Nuñomoral (Cáceres), han rescatado a un conductor que, el pasado día 27 de agosto, sufrió un accidente de circulación con su vehículo, cayendo desde una altura de 20 metros y quedando atrapado en él sin poder salir. Tras acceder hasta el lugar donde el vehículo había caído, el conductor pudo ser rescatado y transferido después a los servicios médicos.

LOS HECHOS:

Los hechos tuvieron lugar el pasado día 27 de agosto, cuando agentes del Puesto de Nuñomoral (Cáceres), recibieron aviso de un accidente de circulación ocurrido en la carretera CC-137, que une las localidades cacereñas de Nuñomoral y el Gasco, donde un vehículo se había precipitado por un barranco estando el conductor atrapado dentro del mismo.

De forma inmediata, los agentes se desplazaron hasta el lugar del accidente, observando nada más llegar que el vehículo había caído por unos bancales, encontrándose a unos 20 metros de la calzada, sobre su costado izquierdo, en una regatera y apoyado en un árbol que había detenido la caída.

En su interior se encontraba atrapado el conductor, y único ocupante, un  hombre, de 74 años de edad, que estaba algo confuso, aunque en aparente buen estado de salud, si bien no podía salir por sus propios medios.

Rescate complicado

El descenso hasta llegar al vehículo se hizo complicado, tanto por el desnivel que presentaba el terreno como por la frondosa vegetación de la zona, donde la única forma de acceder, era abrirse paso a través de la maleza de zarzas existentes. De esta manera, primero con navajas y después con herramientas para cortar la vegetación (tajamatas), proporcionadas por los propios vecinos, los agentes consiguieron abrirse camino hasta llegar al vehículo.

Una vez junto al accidentado, y tras comprobar su estado de salud, fue sacado por la ventanilla de la puerta del copiloto y subido hasta la carretera donde se encontraba esperando una ambulancia. Tras un primer reconocimiento médico en el lugar, fue trasladado al Centro de Salud de Nuñomoral y finalmente al Hospital Virgen del Puerto de Plasencia (Cáceres).

Debido a la maleza y a la dificultad para acceder hasta el vehículo, uno de los agentes sufrió arañazos, de carácter leve, en ambos antebrazos, por lo cual fue atendido también en el Centro de Salud de Nuñomoral (Cáceres).

Compartir noticia