Más

    El salario mínimo se tiene que equiparar a los de la Unión Europea

    Hervás, 1 de enero de 2023

    Marciano Martín Castellano. Director y editor de LA ALDABA

    El Gobierno de Pedro Sánchez, como viene siendo habitualmente, ya tiene sobre la mesa las recomendaciones de los técnicos para la próxima subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) cuya horquilla está entre los 1.046 euros y los 1.082 euros. La decisión debe de ser tomada antes de que termine el presente año.


    La idea del Gobierno de Coalición desde el primer momento fue realizar una subida acorde al 60% de la media del sueldo de los españoles. Pero esta subida sigue estando por debajo de la que van a percibir los pensionistas. Por lo tanto vuelven a estar perdiendo poder adquisitivo. Los más vulnerables tienen unos sueldos de unos 1.000 euro mensuales brutos por 14 pagas, deberían como mínimo cobrar la misma revalorización que las pensiones más bajas, incluso un poco más, siendo una forma de ir poco a poco revalorizando los niveles de renta de las clases bajas-medias.


    La propuesta de la subida salarial de este sector de población sale de un grupo de técnicos que lleva meses estudiando este tema para proponer al Gobierno la subida más adecuada. El grupo de expertos ha propuesto al Gobierno central en su Carta Social Europea cuatro tipo de subidas: una de, 4,6% que dejaría el salario en los 1.046 euros para 2023; una segunda del 5,4% que llevaría a los trabajadores a cobrar 1.054 euros; la tercera es del 6,6% y un montante de 1.066 euros y la de mayor aumento, del 8,2% y por lo tanto más adecuada a la inflación de unos 1.082 euros.


    Tras el conocimiento de estos datos, el Gobierno tendrá ahora que convocar a los representantes sindicales y empresariales para tomar la decisión final. En todo caso la parte empresarial ya anunciaba hace unos días que no acudiría a la reunión al acusar de “traicionar” el pacto logrado en la reforma laboral. Siempre igual y más de lo mismo contra las clases más desfavorecidas de este país.
    Por su parte el movimiento salarial ya ha comunicado al Gobierno que no tolerará subidas salariales por debajo el 10%, con el fin de llevar el SMI a los 1.100 euros o los 15.400 euros anuales. La parte trabajadora de mínimos tendrá que tener un refugio ante la dura crisis que estamos viviendo con la inflación y los costes de la vida. Las empresas se quejan de la subida, pero por todos he sabido que las grandes multinacionales de este país están recogiendo beneficios históricos en sus cuentas de resultados. Estos resultados han sido ofrecidos por el Banco de España donde han obtenido en los primeros diez meses del año un 94,7% de beneficios ordinarios.


    Muchos agoreros decían que con la subida que planteaba el Gobierno del PSOE-Podemos iba a poner al sector en quiebra, y esto ha sido todo lo contrario, el paro se reduce y aumenta la contratación. En 2019 cuando entró el nuevo Gobierno y el SMI estaba en los 735 euros y tres años después la solidaridad del Ejecutivo lo ha llevado hasta los 1.000 euros brutos. Algo es algo.


    Al final el entendimiento debe de llevar a todas la partes luchar y pensar por los más desfavorecidos y vulnerables, incrementado un poco su salario de 1.100 euros y complementándolo con la inflación actual. Todo pasa ahora por luchar por llegar a los 1.100 euros mensuales como mínimo.

    Felices Fiestas y Próspero año 2023.      
    spot_img

    Últimos artículos

    Artículos relacionados

    spot_img