Sardo: “Hay que exigir a la UE los mismos estándares para todos los productores”

ENTREVISTASSardo: “Hay que exigir a la UE los mismos estándares para todos...
UNAI sordo ▐ Secretario General de Comisiones Obreras

Por Marciano Martín Castellano.

Madrid, 3 de marzo de 2024

Unai Sordo Calvo es actualmente el secretario general de Comisiones Obreras, con anterioridad, también fue secretario de Juventud (2000-2004) y Territorial de Vizcaya (2004-2009).
Sordo nació el 2 de octubre de 1972 en Baracaldo (Vizcaya), en una familia de clase humilde originaria de Valladolid. Es diplomado en Graduado Social por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) y trabajó en el sector de la industria de la madera antes de incorporarse con responsabilidad al sindicato. Además, fue militante activo durante los años anteriores a su integración.


En junio de 2000, en el VII Congreso, Sordo asumió la Secretaría de la Juventud de CCOO-Euskadi, cargo que compatibilizó con las tareas de organización en Vizcaya. En el VII Congreso (2004) pasó a ser responsable territorial de Vizcaya. Dentro del sindicato, Sordo también ha participado en el seguimiento de elecciones sindicales, formación interna y desarrollo de campañas.
Fue elegido secretario general de CCOO-Euskadi en el IX Congreso, celebrado en 2009, siendo reelegido en el X Congreso (2013) con el apoyo del 96% de los delegados.


El 11 de marzo de 2017, Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO, anunció que no se presentaría a la reelección en el XI Congreso Confederal, que se celebraría en junio de ese año. Acto seguido, respaldó ante el Consejo Confederal del sindicato la candidatura de Sordo, que obtuvo 117 votos a favor y 6 abstenciones.​ No obstante, Toxo afirmó que este apoyo “no impide que se presente otro candidato».​ Unai Sordo fue elegido Secretario General de CCOO el día 30 de junio de 2017.

–¿Explique de la forma fácil y coloquial lo que está pasando en el campo español?
–En estos momentos hay razones bastantes objetivas y defendibles por parte del sector agrario español. Desde hace muchos años se enfrenta a un mercado que está procurando precios muy bajos en muchos productos y donde hacía falta una Ley que trabajase para impedir vender a perdidas en algunos productos. Ahora hace falta que está ley se cumpla. También hay otras causas como la subida de carburantes y fertilizantes. Y la existencia de acuerdos comerciales en el marco de la Unión Europea con otras áreas del mundo donde los productos agrícolas que entran no cumplen los mismos estándares de calidad y seguridad sanitaria que están obligadas a cumplir las explotaciones agrarias europeas en estos momentos.

–¿Da la sensación que la España rural se está quedando fuera de los nuevos movimientos de las políticas agrarias comunitarias?
–Puede que la España vaciada se esté quedando fuera de los procesos de modernización del país. La entrada en la UE se caracterizó por una ambiciosa política agraria común. Se dejaron de producir muchos cultivos, que venían de otras partes del mundo. Es una política de viene de muy atrás. Lo que caracteriza todo esto es un incremento de precios que ha reducido los márgenes d

Unai Sordo Calvo es actualmente el secretario general de Comisiones Obreras, con anterioridad, también fue secretario de Juventud (2000-2004) y Territorial de Vizcaya (2004-2009).
Sordo nació el 2 de octubre de 1972 en Baracaldo (Vizcaya), en una familia de clase humilde originaria de Valladolid. Es diplomado en Graduado Social por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) y trabajó en el sector de la industria de la madera antes de incorporarse con responsabilidad al sindicato. Además, fue militante activo durante los años anteriores a su integración.
En junio de 2000, en el VII Congreso, Sordo asumió la Secretaría de la Juventud de CCOO-Euskadi, cargo que compatibilizó con las tareas de organización en Vizcaya. En el VII Congreso (2004) pasó a ser responsable territorial de Vizcaya. Dentro del sindicato, Sordo también ha participado en el seguimiento de elecciones sindicales, formación interna y desarrollo de campañas.
Fue elegido secretario general de CCOO-Euskadi en el IX Congreso, celebrado en 2009, siendo reelegido en el X Congreso (2013) con el apoyo del 96% de los delegados.
El 11 de marzo de 2017, Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO, anunció que no se presentaría a la reelección en el XI Congreso Confederal, que se celebraría en junio de ese año. Acto seguido, respaldó ante el Consejo Confederal del sindicato la candidatura de Sordo, que obtuvo 117 votos a favor y 6 abstenciones.​ No obstante, Toxo afirmó que este apoyo “no impide que se presente otro candidato».​ Unai Sordo fue elegido Secretario General de CCOO el día 30 de junio de 2017.

–¿Explique de la forma fácil y coloquial lo que está pasando en el campo español?
–En estos momentos hay razones bastantes objetivas y defendibles por parte del sector agrario español. Desde hace muchos años se enfrenta a un mercado que está procurando precios muy bajos en muchos productos y donde hacía falta una Ley que trabajase para impedir vender a perdidas en algunos productos. Ahora hace falta que está ley se cumpla. También hay otras causas como la subida de carburantes y fertilizantes. Y la existencia de acuerdos comerciales en el marco de la Unión Europea con otras áreas del mundo donde los productos agrícolas que entran no cumplen los mismos estándares de calidad y seguridad sanitaria que están obligadas a cumplir las explotaciones agrarias europeas en estos momentos.

–¿Da la sensación que la España rural se está quedando fuera de los nuevos movimientos de las políticas agrarias comunitarias?
–Puede que la España vaciada se esté quedando fuera de los procesos de modernización del país. La entrada en la UE se caracterizó por una ambiciosa política agraria común. Se dejaron de producir muchos cultivos, que venían de otras partes del mundo. Es una política de viene de muy atrás. Lo que caracteriza todo esto es un incremento de precios que ha reducido los márgenes de las explotaciones agrarias.

Hay un gran sistema de intermediario y de cadenas de distribución con una enorme capacidad de mercado, de fijar precios, sobre todo de marcar precios por debajo de la producción.

“Hay que respetar y vigilar en España que la ley actual impida vender a perdidas en el territorio nacional”

–Siempre se habla de cadenas alimentarias, oligopolios… Pero siempre se omiten sus nombres ¿por qué?
–Todo el mundo sabe cuáles son las cadenas de distribución en España y los intermediarios. Como tienen una capacidad de compra inmensa en el sector agrario, el lugar de la oferta y la demanda la fije el que vende, realmente el precio lo fija el que compra, porque tienen una enorme capacidad de imponer precios. Es como en las empresas financieras, si quieres las coges y sino las dejas, son como las lentejas. Lo importante que hay que hacer es fijar los mínimos de rentabilidad que se tendrán que garantizar a los productores agrarios para que no se pueda vender a perdidas. No es siempre tan fácil. Nosotros fuimos la organización pionera que exigimos al Gobierno crear un observatorio de márgenes. No sólo para el sector agrícola, sino en todo el mundo empresarial español.

–¿El Gobierno nacional puede hacer algo, o nos debemos a las políticas de la Unión Europea?
–En algunas cosas se pueden dar pasos. Poner en funcionamiento la ley española que trata de transparentar como son estos márgenes y tratar de vender por ley. Pero luego hay que hacer que se cumpla. Los tratados comerciales con el resto del mundo son estrictamente competencia de la Unión Europea. Hay que pedir equilibrios. Hablo de reequilibrios. Hay que pedir unos mínimos estándares para las entradas de productos mundiales.

–¿Puede haber también intereses contrapuestos entre la Europa del norte y la Europa del sur?
–Yo diría que es una cuestión de intereses variopintos en función de la estructura económica de cada país. Y en efecto, un país que no tenga que proteger su sector agrario, porque no tiene tierras, o tiene poca agricultura, dentro de su economía y defenderá a otros sectores. Los intereses de España y Francia han sido muy importantes en agricultura.

“Europa tiene que exigir a las mercancías que entran tengan los mismos estándares que a los europeos”

¿Ve que en los próximos días llegue la tranquilidad al sector?
— Lo primero es que exista un diálogo social entre el Gobierno y los agentes sociales, que se canalicen las reivindicaciones através de las asociaciones agrarias. También tienen que estar los trabajadores y las trabajadoras por cuenta propia del campo, que no es lo mismo que las organizaciones agrarias. Hay que identificar bien las reivindicaciones y hacer cumplir la ley de cadena alimentaria. La salida de este conflicto no es una rebaja generalizada de las exigencias sanitarias o fitosanitarias, mal recorrido hay si entendemos que hay que cumplir menos requisitos de calidad de productos. Lo que hay que exigir es que otros productos que vienen de otras partes tengan calidades homologables a los que se piden a nuestros productores agrarios. Esta es la salida. Si nos vamos a equivocar.

–¿El campo genera suficiente dinero para tener salarios equiparables a otros sectores productivos?
–Es sistema económico agrícola del campo español se puede permitir pagar el salario mínimo interprofesional, sino apaga y vámonos, eso está claro.

— Le voy hacer una reflexión personal. Antes utilizábamos muchos productos de temporada en la alimentación y ahora tenemos casi todos los productos todo el año, además lo queremos baratitos y de calidad. ¿Puede que esto también influya en lo que está pasando actualmente?
–Sí. Puede tener algo en la forma de vida actual. Hoy el porcentaje de la cesta ha caído mucho, antes era muy importante en la economía familiar. Hoy esos productos en la cesta de la compra son menores, también tiene que ver con los márgenes de precios bajos al sector agrario. Por eso digo que hay que garantizar el cumplimiento de la cadena alimentaria y de los márgenes exigibles porque si no se termina depreciando el propio sector. Esto es lo que hacen las grandes superficies. Como venden mucho y de todo, se pueden permitir tener algunos productos reclamo para atraer al cliente, para que compren muchas más cosas.

“El Gobierno tiene que observar donde se producen los márgenes de la cadena alimenticia”

-Otro de nuestros sectores importantes es el turístico ¿Dónde puede llegar?
–Es un sector muy importante para la economía española y está mostrando su potencial. El problema es que lo tenemos muy estacionalizado, demasiado vinculado al sol y playa, un turismo muy masivo, que ha generado durante décadas una invasión irracional e insostenible. Lo que tenemos que hacer es reconstruir nuestro modelo turístico hacia más actividades. Que no sea sólo el tema del verano, vincularlo más a temas arquitectónicos, naturaleza, gastronomía, cultural, que tenemos en España. Para todo esto tenemos que tener mejores empresas y mejores condiciones de trabajo. El modelo actual ha llegado al límite. Hay que reequilibrarlo con nuevas actividades y poner en valor el trabajo que se hace.

–¿Este sector también tiene problemas de contratación?
–También es debido a los bajos salarios y al coste de la vida donde se ofrecen los trabajos, es disparatado. Está pensado para personas que viene de fuera de España, que está quince días, estando dispuesto a consumir muchísimo dinero. Esto implica a que suban muchos los precios y los alquileres. Esto obliga a reequilibrarse esas zonas de España. Esto es insostenible.

–¿La situación económica española es buena?
–España está como nunca hemos tenido en nuestra historia. España ha afrontado las dos últimas crisis con parámetros diferente a otras, han subido los salarios, entre ellos el salario mínimo interprofesional, en vez de precarizar la contratación hemos pactado una reforma laboral que ha reducido la temporalidad a la mitad. En vez de facilitar el despido se ha intervenido el mercado laboral a través de los Ertes y se han salvado más de tres millones de puestos de trabajo. Todo esto nos ha llevado a que estemos en record históricos en la Seguridad Social. España en todas las revoluciones industriales ha estado en la periferia y prácticamente nunca nos ha tocado nada. Si se hacen las cosas bien tenemos la oportunidad de una reindustrialización. Y los fondos europeos será una herramienta fundamental y esto podría llegar a las zonas rurales. Todo está cambiando, muy rápido.

spot_img

Últimos artículos

El sábado día 1 de junio, en la localidad de Jerte, se dará el pistoletazo de salida a ‘La Cerecera’, con la XIII Feria...

Cabezuela del Valle, a 27 de mayo de 2024. La Cerecera nace de la pasión por el Valle del Jerte y su cereza, con el...

La Junta de Extremadura impulsará la modificación de la normativa estatal para posibilitar la quema de rastrojos y disminuir el uso de productos fitosanitarios

Mérida, a 27 de mayo de 2024. La Junta de Extremadura impulsará ante los ministerios de Agricultura y de Transición Ecológica la modificación de la...

La Guardia Civil intercepta a un camionero que circulaba de forma errática, triplicando la tasa de alcohol permitida

Los agentes le observaron bebiendo una lata de cerveza cuando circulaban paralelos al camión que conducía Ha sido investigado por un delito contra la seguridad...
spot_img